Pesadilla en la noche de Halloween: Normandía 666

La emisión del carrusel de películas de terror es lo único que puede agradecerse a Halloween. Viendo uno de esos filmes, emitidos sin descanso para mayor disfrute de los amantes del género, se me planteó un inquietante enigma.

Se trataba de la película «La Profecía». En ella, el hijo de Satanás, Damien, tenía una marca de nacimiento formada por tres números 6 y había nacido, a las seis de la mañana, un 6 de junio. Rápidamente, asocié esa fecha con un hecho histórico de trascendencia universal: el Desembarco de Normandía. Pero tras una breve consulta en Internet, para mayor escalofrío, compruebo que las operaciones militares de los Aliados se iniciaron, aquel fatídico día, poco antes de las seis de la mañana y las primeras unidades desembarcaron a las seis.

Que las democracias plutócratas lanzasen a sus tropas contra Europa escogiendo la cifra de la Bestia -666- no debió obedecer a ninguna casualidad. Esta fecha, que sería por fuerza histórica, no pudo ser escogida al azar. ¿Se encomendarían los Aliados al Maligno para que la Operación Overlord llegase a buen fin?

Sería un reto investigar una posible conexión satánica de quienes manejaban, en aquel tiempo, los hilos en Washington y en Londres. ¿Se asientan los cimientos del actual orden mundial en un pacto con el Diablo? Puede que si se indaga demasiado un rayo, en forma de artículo del Código Penal, fulmine al investigador. Y, si se llega al fondo de la cuestión, el Mossad -o cualquier otra agencia de inteligencia o cloaca estatal- siempre podrá poner fin a las pesquisas.

Francisco Alonso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *