Menos Hollywood y más Tradición

La celebración actual de Halloween dista mucho de lo que esta fecha ha significado durante siglos en Europa.

Difundida sobre todo en los Estados Unidos y en otras zonas del mundo anglosajón, cada vez más personas han decidido apuntarse a esta fiesta y seguir la línea impuesta por la industria del cine norteamericano. Vampiros, zombis, fantasmas y calabazas…Sin embargo, cada país suele tener sus propias celebraciones tradicionales para el Día de Todos los Santos y estas se resisten a desaparecer.

En el caso de España, existen celebraciones típicas para la noche del 31 de octubre como el Magosto, en el noroeste de la península Ibérica y la Castanyada de Cataluña.

El Magosto suele celebrarse especialmente en Galicia, aunque también se celebra en otros puntos de la geografía española como Salamanca, Cáceres o Zamora. En Cataluña es conocida como Castanyada y se suelen acompañar las castañas con vino Moscatel y boniatos. En las provincias vascas se llama Gaztanierra, en Cantabria es Magosta y en Asturias Amagüestu, donde las castañas se toman con sidra dulce.

Cada pueblo nombra esta fiesta según sus raíces y tradiciones, aunque todas se centran en darle la bienvenida al mes de noviembre honrando a los muertos y tienen como protagonista común a las castañas asadas.

Estas fiestas guardan su origen en los rituales de la cultura celta. La llegada del invierno marcaba el comienzo de la “estación oscura”, el Año Nuevo Celta, y para celebrarlo se realizaba la recogida de las castañas que se asaban en grandes hogueras comunales, ya que el fuego tenía un gran simbolismo para los celtas.

En este tipo de detalles es donde encontramos los elementos comunes con el Samhain celta que se conserva sobre todo en Irlanda y Escocia.

Desde el siglo IV la Iglesia cristiana de Oriente dedicaba un día a festejar a «Todos los Mártires», siglos más tarde el Papa Bonifacio IV (año 615) transformó un panteón romano dedicado a todos los dioses en un templo cristiano dedicándolo a todos los Santos. Esta fiesta inicialmente se celebraba el 13 de mayo, pero fue el Papa Gregorio III (año 741) quien la cambió de fecha al 1 de noviembre, que era el día de la «Dedicación» de la Capilla de Todos los Santos en la Basílica de San Pedro en Roma. Más tarde, en el año 840, el Papa Gregorio IV ordenó que la Fiesta de «Todos los Santos» se celebrara universalmente.

La vigilia vespertina del día anterior a la fiesta de Todos los Santos, dentro de la cultura Inglesa se tradujo al inglés como: «All Hallow’s Eve (‘Vigilia de Todos los Santos’) Con el paso del tiempo su pronunciación fue cambiando primero a «All Hallowed Eve», posteriormente cambio a «All Hallow Een» para terminar en el término que hoy conocemos de “Halloween» convertido ya en un festival puramente materialista y comercial que muy poco tiene que ver con la tradición pagana celta ni con la tradición cristiana.

Jorge G.

*Ilustración: @javimarenas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *