Siempre negacionista, nunca colaboracionista

Acepto vuestro juego y me autodenomino “negacionista”, realmente me deja indiferente porque se de qué va todo esto. Nos llamáis “negacionistas” no por ocurrencia propia, sino porque es como los medios de comunicación y adoctrinamiento de masas os han enseñado a hacerlo, hasta en los más mínimos detalles demostráis vuestra nula capacidad intelectual. El término “negacionista” no es nuevo, ya ha sido utilizado, y viene ya cargado de un estigma promovido por las élites de la usura para condenar a todo aquel que se atreviera a cuestionar la verdad oficial impuesta por los “vencedores” de la IIª Guerra Mundial. Saben muy bien lo que hacen, no dejan nada al azar, no puede haber disidencia, solo existe un relato, solo existe una verdad, la verdad oficial que todo el mundo tiene que asumir y acatar so pena de escarnio público (en el mejor de los casos).

Muchos días siento en mi clavadas vuestras miradas de odio, odio inducido por los criminales de los medios de comunicación a instancias de sus pagadores, los políticos. Ir sin bozal por la calle se ha convertido en un ejercicio de alto riesgo, las miradas de ciudadanos-policía me son indiferentes, quizàs no tanto la posible sanción que voy librando o la obligación de hacer la compra con la mascarilla si quiero acceder a un comercio…A través de vuestras miradas de odio descargáis en nosotros, los “negacionistas” vuestras frustraciones personales y vuestro miedo. Tenéis miedo y odiáis al que no lo tiene, os sentís amenazados, pero ni siquiera es un sentimiento propio, es también un sentimiento inducido por el criminal lobby de la prensa y sus amos los políticos.

Vuestra ignorancia mata y mucho, y se convierte en una auténtica plaga que en la historia ya ha asolado a naciones y civilizaciones enteras y sometido a los pueblos a la esclavitud.

Habéis obedecido sin objeción alguna a las órdenes que os han sido impuestas por los políticos. Estáis tan ciegos, tan acostumbrados a no pensar que sois realmente incapaces de todo raciocinio.

No temáis, los “negacionistas” no os odiamos, igual sentimos cierta lástima de vosotros, pero también sentimos impotencia y resignación ante esta insostenible situación. El despropósito es tan inmenso que, aunque os parezca increíble un “negacionista” convencido como el que escribe ve en toda esta miserable situación el estertor final de una sociedad muerta, sin valores, podrida hasta la médula que camina hacia la autodestrucción.

Los que manejan los hilos de toda esta pantomima llevan décadas y décadas preparando este su golpe final a la humanidad. Este es su ataque final, la fruta ya estaba madura, iba a ser muy fácil, incluso ya contaban con que habría gente como yo “negacionista” e incluso ya tenían escogido como llamarnos. Pero con lo que no contaban es con que no nos íbamos a dejar amedrentar y someter por vosotros los colaboracionistas.

No voy a repetiros aquí toda la infinidad de evidencias que prueban que estáis siendo sometidos al más grande de los engaños de los muchos que a lo largo de la historia han existido. Apelo a esa alma dormida que aún pueda estar en cada uno de vosotros para que con ella defendáis vuestra vida y la de vuestros familiares y amigos.

Colaboracionistas despertad, vuestra vida esta en juego, vuestra obediencia al Sistema no puede convertirse en la sentencia de muerte para todos.

J. Garrido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *