Insultos y amenazas de los intolerantes por un bar de estética “franquista”

En la provincia de la Coruña, en Chamín, en la carretera que conduce de Barrañán a Caión, hay un bar de toda la vida conocido como ‘O Ferrador’. Se distingue del resto por su decoración, una estética que los intolerantes identifican como “franquista”. En el toldo que cubre la terraza está serigrafiado el lema: ‘Una, Grande y Libre’ Junto a varias banderas de España con el águila de San Juan.

El dueño se muestra muy orgulloso de ello. Así piensa José Manuel Castiñeiras: “Es mi casa y en una propiedad privada se puede poner lo que uno quiera porque existe libertad de expresión y de pensamiento”. “Yo respeto a los que no piensan como yo, pero se ve que ellos no me respetan a mí», dice Castiñeiras.

Pese a todo, hay gente, sobre todo en las redes sociales, que pide la retirada inminente de la simbología, una sanción ejemplar, o piden a la gente que no acuda al negocio. A lo que el dueño del bar responde “que tener banderas o símbolos preconstitucionales no es un delito ni motivo de sanción alguna siempre que estén en lugares privados”, circunstancia que ratifican fuentes municipales.

Cuenta José Manuel que está cansado de ver pasar coches en los que “los conductores bajan la ventanilla para insultarme. A mí me tira de un pie, pues eso demuestra que los que no respetan la libertad de expresión son ellos, no yo”.

M. García

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *