En 2008 Israel tenía en el punto de mira el lugar de la explosión de Beirut

Tal y como recuerda el portal de noticias y opinión ‘Voltairenet’, el primer ministro israelí Benyanim Netanyahu, el 27 de septiembre de 2018 en su discurso ante la Asamblea General de la ONU mostró un plano del puerto de Beirut (Líbano) donde estaba señalado el lugar de la explosión del pasado 4 de agosto, designándolo como un depósito de armas del grupo de resistencia libanés Hezbolá.

Todo hace sospechar, que Netanyahu haya autorizado un ataque, 2 años después en ese objetivo, y aunque se ignora exactamente el método utilizado, sí se sabe que Israel lleva sometiendo a ensayos desde enero de 2020 en suelo sirio una nueva arma. Se trata de un misil dotado de un componente ‎nuclear táctico cuya explosión provoca el “hongo” característico de las explosiones nucleares, que se aprecia en las imágenes de la explosión del puerto de la capital libanesa.‎

Según ‘Voltairenet’, “inmediatamente después del ataque, Israel activó sus contactos en los medios de difusión ‎internacionales para esconder su crimen y propagar la versión de la explosión accidental de un ‎gran cargamento de fertilizante nitrogenado. Como tantas veces ha sucedido, se designan falsos ‎culpables y la maquinaria mediática internacional repite incansablemente la mentira, cuando aún ‎no se ha realizado ningún tipo de investigación”.

Ciertamente, las imágenes muestran que la segunda explosión produjo un “hongo” similar al de ‎una explosión atómica, imagen totalmente incompatible con la tesis de la explosión de un ‎cargamento de fertilizante nitrogenado. ‎

El Tribunal de las Naciones Unidas para el Líbano, que debía dar a conocer estos días un veredicto sobre el ‎asesinato del ex primer ministro libanés Rafic Hariri, perpetrado en 2005, decidió posponerlo por ‎varios días. Hoy estamos viendo algo muy similar al atentado que costó la vida a Rafic Hariri. ‎En 2005, la explosión de un vehículo automotor sirvió para disimular el uso de un misil, verdadero ‎causante de la enorme destrucción que mató al ex primer ministro libanés. Esta vez, la primera ‎explosión que se vio en el puerto de Beirut disimuló el impacto del misil armado con la nueva arma que ‎causó la segunda y enorme deflagración. ‎

Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *