Podemos se hunde en las provincias vascas y Galicia

Las comunidades autónomas vasca y gallega dentro de sus particularidades, apostaron por la continuidad tras las elecciones celebradas ayer.

La Xunta seguirá presidida por Alberto Núñez Feijóo que revalidó su mayoría absoluta (con 42 escaños). Es la cuarta consecutiva y la octava en la historia para el PP gallego. El presidente se apunta el tanto para sí mismo, pues la influencia de Génova y de Pablo Casado en su campaña ha sido mínima.

Por su parte, Iñigo Urkullu del PNV también seguirá ocupando el asiento de la lehendakaritza al menos cuatro años más, pero apoyado en el pacto por el PSE, liderado por Idoia Mendia.

Los resultados, en general, han supuesto un reforzamiento de los partidos separatistas. PNV, Bildu y el BNG mejoran sus resultados, y el análisis a nivel nacional tiene matices. La suma de PSOE y Podemos que ocupa la Moncloa se debilita en ambas autonomías en favor de esas formaciones. Mientras, el PP muestra luces y sombras. Su principal barón sigue en el poder, pero la suma de siglas con Ciudadanos no Lea salió bien.

Podemos, en palabras del propio Pablo Iglesias: “Nuestro espacio político ha sufrido hoy una derrota sin paliativos. Perdemos buena parte de nuestra representación en el Parlamento Vasco y quedamos fuera del Parlamento de Galicia. Nos toca hacer una profunda autocrítica y aprender de los errores que sin duda hemos cometido”.

Por otra parte, Vox se estrena con un diputado en el Parlamento Vasco.

Alex V.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *