El Gobierno justifica que la extrema izquierda reviente las protestas

Un cordón de la Policía Nacional tuvo que intervenir el pasado domingo para evitar que un grupo de individuos de extrema izquierda reventara la cacerolada contra Pedro Sánchez que tiene lugar desde hace varios días en la Plaza de los Príncipes del Parque Lisboa de Alcorcón.

Incidentes similares se han producido en Vallecas, Carabanchel y comienzan a fomentarse en otras ciudades de la geografía nacional.

Presuntos “antisistema” usan sus amenazas para amedrentar a pacíficos ciudadanos que protestan en la calle contra la mala gestión gubernamental.

Desde el Gobierno se han criticado duramente esas protestas y han quitado importancia a los saboteadores de extrema izquierda, ordenando a la Policía investiguen a los convocantes de unas protestas expontáneas de compatriotas de toda condición que están hartos de la situación de crisis social que sufre España.

Enrique de la Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *