El Gobierno de la “nueva normalidad”

Términos contradictorios desde el principio del sentido común, pero que ya han introducido en las mentes del sumiso rebaño de la población española.

Si algo es lo normal, no es nuevo. Si algo es nuevo, no se ha normalizado. Normalidad es lo opuesto a novedad.

Esta imagen que acompaña al artículo puede ser perfecta para definir la acción del Gobierno, los famosos y viralizados “negros del ataúd” que bailan vanalizando la muerte, si contemplamos la imagen desde una visión europea o al menos occidental.

El (des)Gobierno nos conduce a esa «nueva normalidad» que promete ser muy duradera, y que sigue los pasos del régimen distópico que anticipó George Orwell en su profético «1984», implementando un lenguaje contradictorio en sus términos dirigido a confundir y a forzar el doble pensamiento.

El “Plan de Nueva Normalidad” forma parte del neolenguaje del “doblepensar” orweliano: El confinamiento es Libertad; la brutalidad policial garantiza los derechos sociales; la novedad es normalidad; la parálisis social es buena para el país; la cartilla de racionamiento (eso es la Renta Básica Universal) es justicia social; la arbitrariedad es objetividad; las palizas de los policías son objetivamente legales; la censura es garantía de la libertad de expresión; reunirse es antisocial; expresar disidencia es traición a la patria; la delación es virtud cívica; la maldad es bondad de corazón mal entendida; la decepción es ilusión; la pobreza es riqueza para todos; el insalubre confinamiento es salud; tomar el sol es antisocial; pasear al aire libre es un delito intolerable; lo inmoral es ético. Y todo ello reunido en dos figuras retóricas: la muerte es la vida y la improvisación es el plan infalible.

J. Garrido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *