“Lo único que esperábamos es que nos dijeran la verdad»

Carta de la hija de un hombre fallecido por coronavirus dirigida al presidente de Gobierno y al resto de responsables de la gestión de la crisis sanitaria y social que estamos sufriendo.

“La verdad es que tenía poca por no decir ninguna confianza en que este gobierno supiera anticiparse y resolver con cierta solvencia toda esta crisis en la que actualmente nos encontramos, pero debo reconocer que si esperaba una cierta transparencia a la hora de transmitir la información a la sociedad, me parecía lo mínimo no? 

Sinceridad y transparencia; como nunca me pareció pedir demasiado, di por hecho que así sería, ilusa de mi Mire usted,señor presidente; yo no se lo voy a poner tan fácil quejándome de eso,de la falta de medios y anticipación manifiesta que han tenido en toda esta crisis, no le voy a dar la oportunidad de esconder su incompetencia tras los famosos recortes ajenos a su formación política, que han dejado, según ustedes, el sistema sanitario actual devaluado y que ha hecho que se encontraran ustedes, pobrecitos, con una sanidad precaria, insuficiente para hacer frente a la que se nos ha venido encima, pese a que días previos a la locura que nos sobrevino, se dedicaron a sembrar 

tranquilidad presumiendo precisamente de lo contrario, del mejor sistema sanitario del mundo, más que suficiente para hacer frente a lo que se avecinaba. 

No, no se lo voy a poner en bandeja. Voy a contarle mi historia,mi dramática historia. 

Mi padre comenzó con síntomas de coronavirus el día 9 de marzo,realizándose la prueba del covid-19 el día 13 de Marzo y confirmándonos el positivo en coronavirus al dia siguiente. Todavía encima tuvimos cierta suerte,mi padre trabajó toda su vida en el ámbito sanitario y eso le dió la posibilidad de tener acceso a la prueba con una cierta premura; sé de sobra viendo el desarrollo de los acontecimientos, que de haber dependido únicamente de usted y de su incompetente gobierno, no se le hubiera hecho la prueba hasta muchísimo después, con las consecuencias que eso hubiera podido acarrear. 

Otorgándole cierta veracidad a los datos que nos han proporcionado ( que es mucho otorgar ) al respecto de los plazos de incubación y demás, mi padre debió contagiarse sobre el 5-6 de Marzo 

A mi padre no le dió tiempo a estar confinado, se contagió del virus antes de que usted decretara el 

estado de alarma, cuando según ustedes el virus estaba bajo control y la única premisa para evitar el contagio era no desplazarse a zonas de riesgo, que por aquel entonces eran torrejón de ardoz y tenerife. Desde ya le digo que mi padre no visitó ninguna de esas dos zonas, no las rondó ni de cerca. 

Mire usted yo soy dentista, y cuando en mi ejercicio profesional cometo alguna acción que perjudica a alguno de mis pacientes, esas acciones tienen en mayor o menor medida, unas consecuencias para mi. A mi no se me pregunta la naturaleza de mi mala praxis si llegara a tenerla, no hay diferencia entre que la cometa por un descuido o por una falta de conocimientos, en cualquiera de los dos casos, tendría una sanción, de mayor o menor cuantía, en función de la gravedad de la situación. 

Eso nos han enseñado toda la vida no?? Que todos los actos acarrean unas consecuencias! Y así es, para todo hijo de vecino, menos para usted 

Desconozco el motivo por el que no informaron a la población de que el virus no lo tenían controlado como decían, y de que no tenían la menor idea de por donde rondaba, y le voy a decir más, tampoco me importa. Lo que si sé, y lo sé a ciencia cierta, es 

que era así, y lo sé porque el caso de mi padre es el mayor ejemplo de eso. 

Desconozco si lo hicieron por desconocimiento o lo hicieron a sabiendas de que lo hacían, para intentar ocultar el desastre tan enorme a nivel de prevención que tenían encima de la mesa; y le repito, tampoco me importa 

Si ustedes lo hicieron por desconocimiento, han resultado ser unos incompetentes de mucho cuidado, y si lo hicieron a sabiendas, son unos criminales; en cualquiera de los dos casos, pusieron en peligro a muchísimas personas, entre ellos a mi padre, sin darles ni siquiera la oportunidad de cuidarse ellos solos, ya que ustedes no han sido capaces de cuidar a nadie y sin darles la oportunidad de prevenir por ellos mismos el contagio, ya que ustedes tampoco han sabido prevenir nada. 

Ahora les voy a decir lo que le pasaría a cualquier ciudadano de a pie, a sabiendas claro, de que desgraciadamente ustedes no van a correr la misma suerte. 

Bien por incompetentes o por criminales, deberían pagar las consecuencias de lo que han originado y si tuvieran un poco de humildad, deberían abandonar 

los cargos que ocupan y dejar paso a otros, que, desconozco si lo harán mejor o peor que ustedes, pero teniendo la certeza de que no han sabido hacerlo, parece del todo incongruente que continúe en el ejercicio de sus funciones como si nada hubiera ocurrido. 

Mi padre fue tranquilamente a trabajar las dos semanas antes del confinamiento, sin tener ni idea que al hacerlo, estaba arriesgando su vida, porque como ya le dije, no tenía intención alguna de acercarse a ninguno de esos dos focos de contagio. Y desde ya le digo que de haber sabido el riesgo que corría, ese riesgo del que ustedes no informaron, mi padre no hubiera salido de casa, entre otras cosas, porque no se lo hubiéramos permitido. 

Mi padre ha fallecido esta mañana después de más de un mes luchando con uñas y dientes por ganar la batalla a este terrible virus, de sobra sé que a usted no le quita el sueño, a mi familia y a mi, en cambio, nos lo quitará por mucho tiempo. 

Ha pasado todo este mes solo, la mitad consciente y sin poder ni siquiera coger la mano de un ser querido que le dijera,tranquilo,que vamos a salir de esta, y la otra mitad ya sedado pero de igual manera,SOLO 

Y ahora ya fallecido, nosotros, que somos 4 hermanos y mi madre, que estamos confinados todos juntos en casa, nos encontramos en la situación de tener que decidir quien va a poder ir a despedirse de mi padre y quien no, porque somos 5, se lo aclaro por si no le salen las cuentas,5; y mientras usted llena de gente vagones de metro y permite que haya actualmente programas de televisión en lo que aparecen al menos 10 personas, limita a 3, la asistencia a incineraciones; es el colmo del sinsentido. 

No solo ha demostrado usted ser un incompetente, es que ha demostrado no tener ni un ápice de humanidad” 

Fdo: Patricia Ferrero Márquez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *