Ministros de Sanidad de España. Hoy: Leire Pajín


Si en la primera entrega de ministros de Sanidad echábamos de menos a una mujer al frente de la Sanidad Española citando a Doña Celia Villalobos, ¿qué decir si a esa condición femenina le añadiéramos la de la juventud? Femineidad y beldad a partes iguales, eso fue lo que aportó nuestra protagonista de hoy, Doña Leire Pajín. La guipuzcoana, aunque valenciana de adopción, fue muy prolífica, pues en sus sólo catorce meses como titular en Sanidad promulgó tres leyes, a saber: La Ley de Seguridad Alimentaria y Nutrición, por la que se restringían los bollos en los coles, algo que atentaría contra si misma ya que parecía que la señora ministra no se alimentaba de otra cosa. En segundo lugar la Ley General de Salud Pública por la que España se coordinaba con la Unión Europea a nivel técnico y político. También por dicha Ley, España comienza a participar en las reuniones de coordinación de la Organización Mundial de la Salud. El chiste se hace sólo. Y por último, la Segunda Ley antitabaco que complementaba la Primera Ley antitabaco, claro está. Recordarán ambas porque en la primera fue cuando los hosteleros se gastaron una pasta en levantar paramentos de todo tipo para separar en sus establecimientos a los fumadores, y la segunda fue cuando se dijo que todo aquello ya no valía y que en los bares no fumaba ni Humphrey Bogart. Ha habido una tercera ley tácita de los hosteleros, por la que se han revestido de plástico las terrazas y han quedado más herméticas que una UCI. Con el resultado que si tomas algo en una de estas terrazas sales con peor cara que Fernando Simón en las ruedas de prensa.


Pero volvamos a la señora Pajín. Esta licenciada en Sociología fue la diputada más joven de la historia de la Democracia, y en sólo dos años fue nombrada Secretaria de Estado de Cooperación y de ahí a flamante nueva ministra. Como no hay ministro sin su virus, a la buena de Leire le tocó de cerca lidiar con el E.coli, una bacteria que se llevó por delante a unas treinta personas, lo que comparado con las cifras que manejamos con el COVID 19, se queda en mera anécdota. Si todo esto les parece poco fue Presidenta de la ONG Solidaridad Internacional, Secretaria de Organización del PSOE, etc, etc. Quizás le ayudó en su trayectoria esta costumbre que tienen nuestros políticos de hinchar sus capacidades, como cuando se descubrió que en su currículum figuraba que había ejercido como claustral en una facultad que ni siquiera existía.


Confieso que se me heló la sangre recabando información de La Pajín para hacer éste artículo, y es que se decía que formaba parte del Comité Científico Técnico del COVID-19 nombrado por el gobierno. Felizmente todo quedó en un bulo, como lo es también que sea la actriz protagonista de la serie recién estrenada sobre La Veneno. Es una lástima que una mujer de su valía sea recordada por un seminario realizado en Mérida sobre agua, saneamiento e higiene en…Mozambique. O que sirviera como ejemplo del periodo más aciago del zapaterismo cuando el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado al ser preguntado por la escasez de mujeres en el consistorio regional afirmara que prefería no colocar a «pajines» o «aídos» (en alusión a Bibiana Aído) en el Gobierno. Tan objeto decorativo no sería cuando se fue a trabajar a la Organización Panamericana de la Salud tras la derrota del PSOE en 2011, nombramiento que obtuvo pese a su perfil político en una organización integrada fundamentalmente por científicos. ¡Leire, no te merecíamos!


Carlos Campano


Próxima ministra de Sanidad: Ana Mato

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *