Alejados de los Héroes

Hay pocos valores absolutos. Ninguno los que esta sociedad blanda e inconsistente estima como tales.

Nos hacen creer que lo son el bienestar y la felicidad a toda costa, el placer, la ausencia de dolor, la tolerancia, el hedonismo, la vida por encima de todo. Lo fácil.

La negación de lo heroico, propia de una sociedad que cambia lo espiritual y lo profundo del hombre, por lo más físico y sentimental.
Los arquetipos de esta sociedad distan mucho de los Héroes. Son más Sísifos que Parsifales.

La lucha sí es un valor absoluto. Y la muerte también lo es. Una buena muerte. Bien lo expresa el Credo Legionario, inspirado en el Bushido.

¿Cómo trasladar esta visión heroica de la vida, consustancial a Occidente, a su Cultura y Tradición, a nuestros semejantes? ¿En realidad merece la pena?

Nuestra respuesta es que no. Sin embargo nuestra cosmovisión nos obliga a continuar, siendo conscientes de lo inútil de la misión. Se hace porque hay que hacerlo.

¡En esta tesitura, cómo no recordar a Duprat! Pero ni siquiera queda Notre Dame, ni casi su espíritu. ¡Habéis acabado con ello, malditos!

Benigno Maújo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *