Bienvenidos al Gulag

Sí, Gulag esa tétrica rama del NKVD (Comisarios del Pueblo) encargada de los campos de exterminio de la Unión Soviética. Lo explico para aquellos despistados que creían que eso de los campos de internamiento, de trabajo o de prisioneros eran cosas de los “malvados nazis”. Setenta y cinco años de propaganda subvencionada de “los vencedores” de la IIª GM han hecho un lavado de cerebro global satanizando a aquellos hombres e ideologías que lucharon y…perdieron contra los que hoy nos (des)gobiernan y nos están llevando a un genocidio programado…

Y vuelvo a lo que iba, o a lo que quería tratar, que al final me señalarán y denunciarán de apología de aquello o lo otro, de delito de odio (¿un sentimiento cómo puede delinquir?) o me encerrarán como asintomático conspiranoico…es lo que tiene no comulgar con ruedas de molino, es lo que tiene disfrutar de este maravilloso Gobierno en España, que ha hecho -al sexto aviso, eso sí- todo lo que le indicaron la OMS, la UE y los países que nos llevaban la delantera en la pandemia, cuyos miembros responsables y solidarios (entiéndase la ironía, por favor) acuden a la sanidad privada cuando se infectan para no sobrecargar los hospitales a los que acudimos los curritos, que nunca borran tweets que les delatan y que pedirían disculpas por sus errores si los cometieran (ya sabemos que pensar en un error por su parte, no se, comprar test ineficaces o proclamar que esto es una gripe común y que los infectados son una anécdota, es un imposible metafísico) están hartos de que se ponga en tela de juicio su gestión. Así que han decidido, mientras nos acondicionan los gulags para asintomáticos, y preparan la vacuna obligatoria, empezar a censurar toda opinión que no siga los patrones que les convienen. Eso sí, por ser exponentes de discursos de odio y pidiendo la colaboración ciudadana, visto que entre los sectarios que se tragan su propaganda no faltarán chivatos ni delatores dispuestos a ejercer de Stasi (aquella otra policía del pensamiento de la RDA).

Ya tengo que parar de escribir, que me están dando arcadas.

Venga, ratas, ya tenéis para pantallazo y después ir a reclamar vuestra medallita de buenos y adoctrinados ciudadanos, que yo soy soldado (sin sueldo), no ciudadano, y por eso mismo vuestras medallas me las cuelgo en los cojones.

Si “me mueren”, vengadme.

J. Garrido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *