Hay ruido fuera

No es por rebeldía ni por la protesta de un pueblo serio y consciente de su tragedia. De un pueblo comprometido y responsable con su pasado, su presente y su futuro.

Ante miles de españoles muertos, este pueblo aplaude y hace sonar musiquitas amaneradas. A lo más, en un alarde de audacia, saca algunas banderitas desteñidas.

Ante miles de homicidios imprudentes, sólo aplausos y música. Buenismo en estado puro, histeria colectiva y sensiblería cursi.

“¿Por qué tan blandos y acomodaticios, hermanos?. ¿O acaso no sois mis hermanos?”.

Numancia, Covadonga, Las Navas, Lepanto, Empel, Baler, Oviedo, Simancas, Toledo, Krasny Bor, Ilmen, Ifni. Estos sí son mis hermanos. No vosotros, pandilla de necios. Continuad, insensatos, con vuestros aquelarres blanditos y suicidas.

Algún día, un pelotón de guerreros, que no soldados, volverá a sacaros las castañas del fuego. Siempre ocurre igual. Pero esta vez no lo harán por vosotros, la parte más borrega de un pueblo aborregado. Lo harán por encima de vosotros. Lo harán por todo lo inmutable, lo bello y lo puro de nuestra civilización. Y lo harán por España.

Benigno Maújo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *