El futuro: unos folios en blanco

Que siií, que Sánchez lo está haciendo muy mal y se merecía la cacelorada. Por merecerse, se merece que le pongan una cacerola de peineta bien clavada por un asa en el occipucio. Y su vice Iglesias se merece que acudan todos los madrileños a hacerle una cacerolada a su dacha de Galapagar hasta que se le ponga la coleta de punta. Y la Calvo, Montero y toda la caterva de femichonis del 8M, que fregaran todas las cacerolas de todos los hospitales con la lengua. No se me ocurre un castigo mejor para estas tiorras que ya no friegan porque tienen quien se lo haga, tan igualitarias ellas. Pero no nos confundamos. Aquí se merece una cacerolada y más, toda nuestra clase política. ¿Qué solución ha aportado el PP a la gran crisis que nos asola? Veo la escena. Chikilicuatre Casado y Teo Sevaalaporra reunidos. -“¿Qué podemos hacer? No se me ocurre nada para el Covid con banderas de España” -“Qué no? Sujétame el cubata”. Y hala, banderas a media asta en la capital, y diariamente y sine die un minuto de silencio, que como sabiamente decía Rafael García Serrano, es el Padre Nuestro de los cobardes.


Los que les disputan a ver quién tiene más grande la bandera, los de color verde virus, cubiertos de Covid y mierda a partes iguales. El niño grande que tienen por secretario general, Ortega Smith, contagió a medio partido en su convención el mismo día de la mani feministoide. Pero tranquilos, sus “anticuerpos españoles han logrado vencer a los virus chinos”. Y si no, Santi pedirá el 155 para Wuhan. Abascal, qué bonita serenata, Abascal que nos estás dando la lata. A otros que pusieron verdes fue a los de naranja, que se pusieron colorados tirando a rojos y fueron a gritar que más mata el machismo que el coronavirus. Panorama negro el de la política española.


Llegando al que menos pinta en el escalafón, nos encontramos a Leticio. La última imagen oficial del monarca es reunido con la vice económica Nadia Calviño. Delante de él, un buen taco de folios en blanco. No sean mal pensados. Le está presentando la lista de méritos contraídos por su padre para que no vayan a por el, bastante afectado de por sí por su Corina virus particular. Pero ustedes aplaudan, no dejen de aplaudir, el Sistema está enfermo y tiene que morir.

Carlos Campano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *