Crece un “polvorín social” en Italia por la crisis del coronavirus

El alcalde de Palermo, hablaba este domingo de encontrarse ante una grave emergencia social: “Hay focos sociales de sufrimiento, con el riesgo de que el malestar se convierta en rabia y esta se transforme en violencia”, afirmó el regidor de la capital siciliana en una entrevista en la RAI.

Durante la entrevista s escucharon varios testimonios de personas que hacen llamamientos en las redes sociales a asaltar supermercados. El alcalde advirtió con preocupación: “En este clima es evidente que puedan anidar grupos en las redes sociales, que pueden crear desestabilización”.

Esta alarma ya la lanzaron los servicios secretos la semana pasada después de algunos asaltos a supermercados y farmacias, también detectaron varios grupos en redes sociales y citaron como el más activo y numeroso el denominado “NOI”. Estos informes policiales llegaron a la ministra del Interior, que los consideró muy inquietantes, porque hablaban de gente desesperada, sin trabajo y sin dinero, dispuesta a todo.

En la noche del sábado, el Gobierno respondió con urgencia a ese grito de alarma que procede sobre todo del sur de Italia, donde existe un grave riesgo que algunos denominan “bomba social” o “polvorín social” que puede explotar si no llegan soluciones urgentes.

El presidente de la región de Campania, Vincenzo de Luca, ha movilizado a su junta de gobierno con una petición: “Hay que garantizar el pan a la gente pobre, se debe encontrar el dinero que haga falta”.

El expresidente de la Autoridad Nacional Anticorrupción, Raffaele Cantone, ha señalado que el verdadero desafío es el “trabajo en negro”, con miles de personas que hoy están totalmente desamparadas: “Se trata de la existencia de una economía paralela que todos conocen, que algunos explotan y muchos otros toleran, fingiendo hipócritamente como si no lo vieran” en una clara alusión a la mafia, y “hoy la economía sumergida, la del trabajo en negro y actividades delictivas está totalmente bloqueada”, debido a las medidas de confinamiento.

Leónidas Tur

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *