Que Dios o los españoles os lo demanden

“Cuando todo esto pase”, es lo que muchos suelen decir estos días, unos con la intención de volver a abrazar a seres queridos, los que tengan esa suerte, pues otros sólo podrán acercarse al cementerio o buscar el cuerpo de su familiar entre los tanatorios colapsados de toda España…Hasta aquí todo mal.

Los anteriores y otros muchos, cada vez más, igual lo que pidan es responsabilidades a la casta dirigente y que rueden cabezas, a ser posible en sentido literal.

Nos tienen a todos encerrados en casa y lo importante no se ha hecho. La población sana en casa y los de riesgo en residencias con casos de coronavirus. No lo entiendo. La población sana en casa y los hospitales colapsados porque no se advirtió en su momento a los mayores del peligro de contagio para ellos.

Siguen las diferentes administraciones y el Estado central, sin explicar qué pruebas tienen o en qué se basan para mantenernos encerrados en lugar de haber tomado medidas específicas para los grupos de riesgo. Creo que lo hacen para intentar tapar sus errores y usarnos de chivos espiatorios, sí salimos de casa, somos unos in solidarios,unos delincuentes a quienes multar o detener. Muchas de estas cosas tendrán que dirimirse, si no es en las calles, en los juzgados “cuando todo esto acabe”. Presiento que podría haber varios tipos de demandas, sobre todo de familiares con fallecidos por coronavirus, las que critican por falta de medidas o las que critican la falta de medidas necesarias y que las que se han tomado han sido abusivas para los derechos y libertades.

Españoles que piensan que las medidas tendrían que haberse tomado antes y haber sido más restrictivas. Por ejemplo, para haber prohibido las manifestaciones masivas del 8M o eventos como los de Vox en Vistalegre.

O la demanda de otros españoles que piensan que al no haber evidencia de que mantener paralizado un país y encerrada a toda la población sana en sus casas tenga más impacto que tomar medidas específicas, lo normal hubiese sido optar por la previsión en la preparación de hospitales de campaña, compra de los respiradores y prever los necesarios equipos de protección individual. No es decir que no se haga nada sino que la acción se centre en evitar el colapso sanitario y en la precaución en la población de riesgo. Ellos sí que deberían quedarse en casa con un consentimiento libre e informado sobre los riesgos que existen para ellos. Yo no creo que se deba encerrar a la gente por obligación, como se ha hecho. Pero para tomar decisiones libres e informadas hace falta información clara, algo que no ha habido. Nadie nos advirtió del peligro de manera oficial. ¿Por qué?, ¿a quién beneficia?. Esa es otra cuestión no menos importante, el ‘quid prodest’.

Ahora todo lo quieren arreglar con el mensaje de la cantinela de moda: “Quédate en tu puta casa, las calles se cierran, nadie hace caso, piensa en tu abuela. Hospitales, colapso, mucho egoismo…”. Es decir, la culpa es tuya porque no te quedas en casa (el país confinado en estado de alarma y con multas) y eres un egoísta por no pensar en tu abuela. En lugar de decir que la recomendación debería ir dirigida hacia que tu abuela sea la que se quede en casa y que tú, precisamente para no ser un egoísta, joven y fuerte, a lo mejor eres el que tienes que salir a levantar el país para proteger mejor a tu abuela encerrada en casa y que se sigan fabricando medicinas, le pueda llegar la comida a su casa, etcétera. Si todo se cierra se puede poner en más peligro a los mayores. Pero, bueno, creo que aquí hay una operación psicológica de invertir lo que está bien y lo que está mal, para limpiar conciencias , evitar señalar responsabilidades políticas y tomar medidas que minimicen el daño, teniendo más control sobre los ciudadanos y los disidentes. El buenismo confundido con virtud.

Por lo menos, dejad que haya debate y libertad para pensar diferente, lo que el Gobierno llama bulos -y ha dicho que también perseguirá con su Policía del pensamiento- porque ellos también tienen miedo de que se esté gestando una revuelta.

J. Garrido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *