La familia de un guardia civil muerto por coronavirus demandará al Estado

La familia de Francisco Javier Collado Rivas, que con 38 años se convirtó el pasado 20 de marzo en el segundo agente de la Guardia Civil muerto por coronavirus, presentará una demanda para que el Estado reconozca que falleció en acto de servicio y «se depuren todas las responsabilidades que pudieran proceder».

Según el abogado de la familia, existen «suficiente indicios» de que el fallecido, que antes de morir estaba de baja laboral por haberse contagiado, se infectó en la prisión de Herrera de la Mancha, en Ciudad Real, donde ejercía labores relacionadas con la seguridad del recinto y el traslado de presos.

“Hay otros dos guardias civiles de la misma cárcel con coronavirus y además, los agentes no disponían de todos los equipos de protección individual que habían pedido», afirma el abogado.

Enrique de la Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *