Un preso mata a golpes a dos pederastas en una prisión de EE.UU.

Jonathan Watson, un preso de Californa (Estados Unidos), ha confesado que mató a dos pederastas al enterarse de los motivos que habían llevado a los hombres a prisión.

Los muertos estaban sentenciados a cadena perpetua por delitos relacionados con abusos sexuales a menores de 14 años.

Todo comenzó cuando Watson fue trasladado a un cuarto común, donde conoció a la primera de sus víctimas. El asesino confeso relató que su compañero se pasaba horas viendo canales infantiles de televisión y eso “no le permitía pegar ojo”.

Dos horas antes de los ataques, el hombre relató sus intenciones a uno de los guardias de la prisión y pidió un cambio de cuarto urgente. El encargado de velar por su seguridad, lejos de tomar medidas para evitar que se produjera un altercado, “se burló e hizo caso omiso de la advertencia”.

Al regresar a su celda, Bobb seguía viendo el canal infantil y el reo pensó: “¿Realmente va a ver esto delante de todos nosotros?”. Fue entonces cuando se acordó de que tenía el bastón y acabó con la vida de su compañero a golpes.

Tras haber cometido el crimen, se dirigió a un agente para entregarse, pero por el camino se encontró con su segunda víctima: De Luis-Conti, un traficante de menores. Con el mismo palo con el que había matado a su compañero, Watson mató al otro pederastas.

Enrique de la Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *