Enfermos crónicos piden ayudas para vivir no para la eutanasia

Enfermos y sociedades científicas critican que no se priorice la atención de los enfermos crónicos que desean vivir y hacerlo con dignidad.

El Congreso dio la semana pasada el primer paso para despenalizar la eutanasia. Si nada lo impide, España habrá zanjado en solo cinco meses uno de los dilemas éticos más enrevesados a los que se puede enfrentar una sociedad.

A partir de junio morir -cuando haya un “sufrimiento psíquico o físico insoportable”- será un derecho ciudadano y una prestación sanitaria, como si fuera un tratamiento médico más. Todo se decidirá en el Parlamento, previsiblemente sin discusión pública, y sin dar la misma prioridad a los cuidados de los enfermos crónicos.

¿Era más urgente tramitar la ley de eutanasia que mejorar la atención de los enfermos crónicos o acelerar las ayudas de la dependencia?

“Más de 80.000 personas necesitan cuidados al final de la vida y no tienen acceso a recursos específicos. Hay situaciones muy graves que no se están atendiendo”, defiende con datos Rafael Mota, presidente de la Sociedad Española de Cuidados Paliativos. “El mapa de los cuidados paliativos es una foto de la desigualdad en España. La sanidad española es una joya que cojea con los enfermos crónicos y los casos en los que la Medicina ha tirado la toalla. En los hospitales faltan recursos y sanitarios formados, pero también se necesita una mejor asistencia en el domicilio y una atención primaria reforzada que pueda ofertar más de diez minutos a unos pacientes que no son como los demás”.

Mota es consciente de que hay personas que solo desean morir, pero no duda en reclamar la misma sensibilidad política para atender a quien desea seguir viviendo. “Yo no veo en mis enfermos que quieran morir, lo que quieren es no sufrir”.

Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *