Dos trabajadores llevan 11 días sepultados tras un derrumbe en un vertedero tóxico

El derrumbe se produjo el jueves 6 de febrero en un vertedero de Zaldibar, una pequeña localidad rural vizcaína muy cercana a dos pueblos grandes como Ermua y Eibar. Se calcula que se desparramaron medio millón de toneladas de residuos no urbanos (materiales de construcción, restos siderúrgicos, lodos…y amianto).

No se sabe qué provocó el derrumbe, pero desde el principio, el mismo jueves, se supo que había dos trabajadores sepultados.

Los primeros intentos de rescate fueron el mismo jueves, por bomberos y ertzainas, de manera manual, con palas. Los perros llegaron a marcar donde podrían estar los cuerpos, pero a la una de la madrugada del viernes surgió la primera sorpresa: la presencia de amianto.

El martes 11, un juzgado abre diligencias para investigar el derrumbe y las posibles responsabilidades, pero de momento no se conoce qué investigaciones ha ordenado.

El pasado viernes salta de nuevo la sorpresa: los análisis detectan dioxinas y furanos en el aire en proporciones 40 veces superiores a los normales. El origen está en los fuegos por la combustión de metano en la parte alta del vertedero, y se recomienda a los vecinos de los cercanos municipios de Zaldibar, Ermua y Eibar (suman 46.000 habitantes) que cierren las ventanas y no salgan a la calle.

Este sábado cinco mil personas se han manifestado en Zaldibar contra la gestión de la crisis. Las máquinas consiguen llegar a la parte alta del vertedero y han intentado apagar los fuegos echando tierra, tras construir una pista sobre el material derrumbado. En otra zona del vertedero se construye una pista para intentar acceder al lugar donde se cree que están los dos cuerpos de los desaparecidos.

Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *