San Valentín: Consumismo y Tradición

Hoy ‘Día de San Valentín’, también conocido como el ‘Día de los Enamorados’. Unos aprovechan la ocasión para expresar sus sentimientos a la persona que quieren, otros consideran esta fecha como un día perfecto para hacer algo especial con su pareja, hacer una escapada o irse a cenar.

Pero los que realmente adoran el 14 de febrero incluso más que los enamorados son las empresas y negocios que buscan sacar una buena tajada a esta fecha y aumentar drásticamente sus beneficios: nada menos que un 50% según diversas encuestas publicadas.

Escaparates llenos de corazones y peluches, flores, tarjetas en las que se aprecian ángeles lanzando flechas, lencería de color rojo y rosa y una gran parafernalia que no deja de recordarnos que debemos comprar algo para nuestra pareja o amigos. Unos se dejan llevar por esta ‘fiebre romántica’; otros, al contrario, se resisten al ‘boom’ consumista.

En la cuna del consumismo, EEUU y de acuerdo con la Encuesta del Gasto del Consumidor de la Federación Nacional de Minoristas de 2016 llevada a cabo por una empresa de investigación de mercados , el 54,8% de los estadounidenses festejará el Día de San Valentín, lo que significa que se gastará un total de 19.700 millones de dólares en regalos. La celebración tendrá un coste medio per cápita de 146,84 dólares.

Personalmente, me muestro contrario a los regalos de San Valentín y a los regalos de días institucionalizados para consumir sin sentido, y más cuando se apartan de nuestras tradiciones. Para expresar sentimientos como el amor o el agradecimiento no hace falta entrar en la rueda consumista que en los últimos tiempos ha devaluado el Día de los Enamorados y otros “días de…”

La fiesta de San Valentín fue declarada por primera vez como fiesta religiosa alrededor del año 498 por el papa Gelasio I. San Valentín, fue posiblemente uno de los tres mártires ejecutados en tiempos del emperador Claudio II, las leyendas que rodean al Santo, fueron probablemente inventadas durante la Edad Media en Francia e Inglaterra cuando el día festivo de 14 de febrero empezó a ser asociado con el amor, a raíz de la historia de San Valentín, quien habría sido ejecutado en esa fecha de febrero al no querer renunciar al cristianismo y haber casado a soldados en secreto después de que el matrimonio de soldados profesionales fuera prohibido por el emperador.

La festividad se borró del calendario eclesiástico por la Iglesia católica en el año 1969 como parte de un intento por eliminar santos de un origen posiblemente legendario, aunque sigue siendo celebrada localmente por algunas parroquias. También es venerado como santo por la Iglesia ortodoxa y por la Iglesia anglicana y por la luterana.

Jorge G.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *