Israel prohíbe a los cristianos de Gaza entrar a los lugares sagrados en Navidad

El Patriarca cristiano de Jerusalén, Pierbattista Pizzaballa, preside la mini procesión camino del templo para celebrar la Navidad con sus fieles. Este año la fiesta se adelanta diez días en Gaza debido a la decisión de Israel de no conceder permisos a los cristianos para visitar Belén y Jerusalén alegando “motivos de seguridad”.

“No poder ir en Pascua a Jerusalén o en Navidad a Belén atenta contra los derechos de los cristianos y esto crea muchas dificultades”, apunta el padre Gabriel Romanelli, religioso de origen argentino del Instituto del Verbo Encarnado (IVE), que lleva más de dos décadas en Oriente Medio.

La presión dentro y fuera de la verja de separación de Gaza ha empujado a la mayoría de cristianos a abandonar la Franja en los últimos años y el número se ha reducido de unos tres mil a apenas mil, la mayoría ortodoxos griegos, pero entre ellos hay también 117 católicos.

“Si no nos dejan salir no es por motivos de seguridad, es una decisión política. ¿Dónde están ahora los líderes como Trump que dicen que cuidan a los cristianos de Oriente Medio? Mentirosos. En Gaza todos sufrimos el bloqueo de la misma forma, seamos o no cristianos”, lamenta con gesto de rabia un niño de 15 años.

La medida de Israel supone un castigo colectivo para una minoría asfixiada por la restricción de movimientos, con familias partidas desde hace años y jóvenes obligados a emigrar a Egipto para intentar buscar pareja y casarse. “Desde la iglesia intentamos atender a la comunidad, pero la gente quiere más ayuda, le gustaría tener verdadera libertad para poder moverse e ir a rezar a los lugares de su devoción. La cuestión de los permisos es algo que deja claro lo grave que es la situación y lo difícil que resulta vivir aquí», señala el padre Gabriel a las puertas de un templo cristiano.

Leónidas Tur

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *