Reciclar mata

El pasado sábado, un hombre de 79 años salió por la noche a tirar la basura al contenedor naranja ubicado en el número 15 de la calle Raya, en Vicálvaro. Decidió introducir la mitad del cuerpo en el cubo para registrar la bolsa y verificar que solo había residuos. Sufrió un infarto ahí mismo.

Alrededor de las 23 horas, el anciano bajó la basura a unos contenedores del barrio de Valdebernardo. Regresó inmediatamente después a su casa y le comentó a su mujer que no estaba seguro de haber reciclado bien. Bajó de nuevo a los contenedores, y ya no regresó.

Al parecer, el octogenario introdujo la mitad del cuerpo en el cubo naranja (el de residuos no reciclables) y quedó con las piernas hacia arriba, según han contado los vecinos. Se quedó atascasdo y sufrió un infarto, aseguran fuentes policiales.

Enrique de la Fuente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *