Por encima de la disciplina está el Honor


En los primeros días de diciembre del año 1993, un comando Español del contingente militar de cascos azules destinado en Bosnia, se encuentra en la ciudad de Konjic a 40 kilómetros de Sarajevo con una masacre perpetrada por el grupo musulmán «pañuelos verdes», famosos en toda Bosnia por sanguinarios y despiadados.


     En la guerra de Yugoslavia la prensa sólo hacía referencia a las masacres de ortodoxos contra musulmanes pero la realidad era que ambos bandos eran igual de crueles e inhumanos, como en todas las guerras.


    El comando Español, dirigido por un joven teniente Legionario llamado Monterde, escucha cerca de su posición, los gritos desesperados de unas 200 mujeres y niños huyendo de los musulmanes y unos 10 soldados croatas cubriendo la retirada de la población civil que al ver los 5 o 6 carros de combate de la ONU, se refugian tras ellos. 


Los soldados croatas se rinden de inmediato e informan al teniente Monterde que si no les dan amparo, los van a degollar a todos. Los pañuelos verdes advierten a los españoles que si no entregan a los croatas, los pasarán a cuchillo a todos. 


Monterde informa a su alto mando militar de qué hacer, el alto Mando le ordena que entregue a las 200 mujeres y niños junto a los 10 soldados croatas a los musulmanes y que no miren atrás, a lo que el joven Teniente Monterde contesta: «de aquí no se mueve ni Dios». Desacata la orden y planta cara a los pañuelos verdes que al mirar a la cara al enemigo que tiene enfrente, se repliega y se marcha. 


   Aquellas 210 vidas inocentes fueron salvadas por desobedecer una orden directa. En Croacia el día 1 de diciembre es celebrado como el Dia de los Inocentes de Konjic y se rinde homenaje a los soldados Españoles que defendieron a esas personas.


Redacción

Un comentario en “Por encima de la disciplina está el Honor

  • el 5 diciembre, 2019 a las 9:08 am
    Permalink

    Y de lo que no nos habremos enterado. Sería interesante saber quién era el mando que dio la infame orden al heroico teniente, con nombre y apellidos sobre todo si era español. De todas formas conocemos a los cabrones hijos de la gran puta sin honor de los altos mandos de la mierda de ejército traidor expañol que tenemos. Estamos mas que vendidos, estos ineptos y traidores sin honor solo son competentes para defender sus intereses particulares a las órdenes de intereses extranjeros, igual que los políticos. Empezando por el ¿soldado nº 1?. Vendidos estamos.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *