Greta podrá viajar a España con “El Bribón” del rey Juan Carlos

Faltan 20 días para que arranque en Madrid la Cumbre del Clima, una cita trasladada a la capital española a solo un mes vista, después de que Chile anunciase su incapacidad para acogerla por la crisis interna que atraviesa el país. Este repentino cambio ha trastocado los planes de muchos y entre los afectados está Greta Thunberg. La activista eco-antifascista sueca, que viajó a EE UU en septiembre para intervenir ante la ONU y que pensaba bajar a Santiago de Chile por tierra, ha pedido apoyo para volver a cruzar el Atlántico en un “transporte sostenible”?

La titular de Transición Ecológica, Teresa Ribera, no tardó en mostrarse dispuesta a ayudar a la adolescente sueca, pero sin indicar cómo lo haría.

El periodista ambiental César-Javier Palacios y el director de Greenpeace, Mario Rodríguez, coinciden en que la alternativa más factible es que Greta venga por mar y para ello necesita un velero.

«Tiene que ser un velero, por ejemplo, el Bribón del rey Juan Carlos», concreta Palacios. «O alguno de los que utiliza el equipo olímpico de vela», añade y explica que son rápidos y pueden recorrer largas distancias, pero resultan pequeños e incómodos, por lo que opina que habría que pensar más en el yate de algún millonario que quiera cederlo: «Cuanto más grandes, más cómodos, aunque son más lentos».

Ambos expertos descartan la vía aérea porque los aviones solares aún no tienen la envergadura suficiente. Algunos han cruzado el Atlántico pero aún en vuelos experimentales. Tampoco los que funcionan con biocombustible serían una opción, según el periodista, porque se usan mezclando queroseno.

Enrique de la Fuente

Un comentario en “Greta podrá viajar a España con “El Bribón” del rey Juan Carlos

  • el 12 noviembre, 2019 a las 7:17 pm
    Permalink

    ¿Transporte sostenible? ¿Quiere decir eso que se sostenga encima del agua? Que venga en el Volvo de su padre, a nado o remando en un cayuco.-
    A ver si hay suerte y la encerran en un siquiatrico junto a sus acólitos y a sus acolitos.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *