La desmemoriada Conferencia Episcopal no se opondrá a la exhumación de Franco

“… quise vivir y morir como católico. En el nombre de Cristo me honro, y ha sido mi voluntad constante ser hijo fiel de la Iglesia, en cuyo seno voy a morir”, escribió en su testamento Francisco Franco, defensor a ultranza de la Iglesia Católica, que ante los atropellos que sufrió en tiempos de la IIª República, no dudó en salir en su defensa y a la que se mantuvo fiel hasta el final de sus días.

Esa Iglesia desmemoriada, y desagradecida ayer volvió a dar muestras de su cobardía, cuando el secretario general y portavoz de la Conferencia Episcopal Española, Luis Argüello, afirmó que la institución «respeta» la decisión del Tribunal Supremo, que ha avalado por unanimidad la decisión de Gobierno de Pedro Sánchez de sacar los restos de Francisco Franco del Valle de los Caídos y su posterior inhumación en el cementerio de El Pardo.

“La postura de la Conferencia Episcopal, que ha apoyado la del arzobispado de Madrid, es respetar la decisión de las autoridades españolas y por tanto no oponerse a la exhumación del general Franco», ha señalado durante la rueda de prensa para exponer las conclusiones de la reunión de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal, que se ha reunido esta semana.

Asimismo, ha recordado que sobre el prior de la Abadía del Valle de los Caídos, que también ha recurrido la exhumación, prevalece únicamente la autoridad del Abad de Solesmes y, en última instancia, del Papa. Preguntado sobre la negativa del prior a la exhumación, quien interpuso un recurso ante el Tribunal Supremo, Argüello ha insistido en que es estas autoridades a las que les corresponde «ayudar al prior a tomar su decisión».

Alex V.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *