El cuñado de Felipe VI sonriente tras su primer día fuera de la cárcel

Iñaki Urdangarin después de un año y tres meses en la prisión de Brieva, hoy jueves disfrutó de su primer día fuera de la cárcel.

La misma sonrisa que acompañaba al marido de la infanta Cristina por la mañana cuando salía de la cárcel a saborear el aire libre le acompañó también al regresar a la que ha sido su casa en los últimos quince meses.

Urdangarin empleó sus 8 horas de libertad, cumpliendo con un programa de voluntariado en el Hogar Don Orione de Pozuelo de Alarcón. Salió de la prisión las 9 de la mañana en un vehículo color gris junto con sus escoltas y a primera hora de la tarde le vimos abandonar el centro en el que prestó sus servicios.

“El guapete alto lo quiero para mí», le dijo uno de los internos discapacitados psíquicos.

El que fuese duque de Palma recorrió los 103 kilómetros que separan la prisión de Brieva del centro con la única compañía de dos escoltas.

Desde el momento en el que salió de la cárcel empezaron a contar las ocho horas (como tiempo máximo) permitidas por el juez de vigilancia para que permanezca en el Hogar Don Orione, algo que se repetirá durante dos días a la semana. Dicho juez accedió a la petición de Urdangarin en aplicación del artículo 117, dirigido a los condenados que aún están en segundo grado y no presentan riesgo de fuga.

Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *