Menos MENAS

Los grandes medios de comunicación ya no pueden esconder por más tiempo los desmanes de los Menores Extranjeros No Acompañados. Es ahora cuando la sociedad empieza a darse cuenta de que estamos manteniendo a un ejército de jóvenes delincuentes. Y es ahora, por supuesto, cuando sus defensores arrojan, desesperadamente, las más variopintas explicaciones para justificarlos.

Las medidas barajadas por el Gobierno se pueden calificar directamente como una carcajada en nuestra cara: ante la creciente oleada delictiva se plantean, atención, cambiar el nombre de MENA porque es poco inclusivo, y en su lugar llamarles Niños, Niñas y Adolescentes Migrantes No Acompañados. Es decir, NNAMNA. Que así, como nombre de mueble sueco a lo mejor no está mal, pero como estrategia para terminar con la delincuencia de estos individuos es sencillamente insultante. Aunque puede que sea de vital importancia mencionar a las niñas, por supuesto, a pesar de que el 93% de estas criaturitas sean varones. Y calificarles como «migrantes» en lugar de «extranjeros» puede que haga, mágicamente, que se planteen dejar de robar, por ejemplo.

En seguida han surgido voces clamando por esos pobres seres de luz: «Pobrecitos,están solos», «No tienen a nadie que les sostenga la mano», No son delincuentes, sólo son niños».

Qué penita… Pobres niños…

Niños que roban, que apalean. Niños que violan en manada, como los que abusaron de la chica de Canet de Mar, o de la muchacha de Bilbao, o de la joven de Manresa o de la niña de 12 años de Azuqueca. Niños que matan, como el marroquí de 14 años que mató a golpes a María Gracia Martínez, en Sevilla. Como los tres argelinos detenidos en Valencia después de apuñalar mortalmente a un chaval maniatado en Lyon. Niños…

¿Son estos individuos tan niños como nuestros hijos? Nuestra sociedad se empeña en educar a nuestros niños en el pacifismo más pusilánime. A la sombra de la ideología de género se cría una generación de chavales que dicen ser de 123 géneros diferentes, que tienen ataques de ansiedad si un examen es difícil y que lloran si no gana su candidato favorito en Operación Triunfo. Niños burbuja que sólo saben pelear en videojuegos.

Niños (y niñas, parece mentira que haya que especificar) que no son iguales que los MENAS. Porque son sus presas.

Ana Pavón

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *