Elecciones: Victoria de la izquierda agitando al fantasma de la extremaderecha

El PSOE ha ganado las elecciones generales celebradas este domingo pese a quedarse a 53 escaños de la mayoría absoluta, fijada en 176. Con una participación alta, del 75,75 por ciento del censo, el PSOE ha obtenido 123 de los 350 asientos del Congreso.

Pedro Sánchez aclamado en su sede central con el grito guerracivilista de: ¡no pasarán!, tiene dos posibles mayorías de investidura y, quizás también, de gobierno. Una con Ciudadanos, cuyo líder, Albert Rivera, ha vetado reiteradamente esa hipótesis en campaña. La otra, requeriría el apoyo, al menos, de Unidas Podemos.

En este segundo caso, Sánchez necesitaría la adhesión del PNV y de varios partidos minoritarios, como Compromís o los regionalistas cántabros del PRC de Miguel Ángel Revilla. Está por ver, además, si necesitaría el sí de los separatistas catalanes.

Los socialistas han conseguido ser la lista más votada en 40 de las 52 circunscripciones del país.

El descalabro del PP le impide liderar alternativa alguna. Pablo Casado es el principal damnificado de la jornada. Su candidatura lleva al PP a padecer el mayor retroceso del Parlamento. Pierde cuatro de los ocho millones de votos y 71 de los 137 diputados que obtuvo Mariano Rajoy. Se queda con tan solo 66 representantes.

Vox , principal beneficiario de ese descalabro, no consigue llegar a los pronósticos más favorables que le otorgaban los sondeos. La formación del expepero Abascal desembarca en el Congreso. Sus más de dos millones y medio de votos se traducen así en 24 escaños en la Cámara Baja.

Ciudadanos, por su parte, se convierte en el segundo triunfador de la noche, con cuatro millones de votos y 57 escaños, 25 más que ahora. La formación de Albert Rivera desplaza a Podemos como tercera fuerza política.

Por su parte, la coalición de Pablo Iglesias, que incluye la marca En Comú Podem, cae hasta los 42 parlamentarios. Pese a que Unidas Podemos quiere convertirse en el socio prioritario de Sánchez, la formación ve mermada su presencia parlamentaria en 30 diputados.

Entre los partidos separatistas, la candidatura de ERC encabezada por Oriol Junqueras alcanza el millón de votos y 15 escaños, duplicando la lista de los neoconvergentes de JxCat, que pierde uno, pasando de ocho a siete. En el País Vasco, el PNV sube a los seis asientos (uno más) y EH Bildu duplica los suyos hasta los cuatro.

En las formaciones regionalistas, Coalición Canaria y Navarra Suma (la lista de PP, Cs y UPN) consiguen dos actas y el diputado de PRC, por su parte, cierra los asientos del hemiciclo.

El PSOE no fue solo la fuerza más votada para el Congreso, sino también para el Senado. Los socialistas obtuvieron 123 senadores, frente a los 43 de 2016. Ahora mismo, si se suman los 18 que tiene por designación autonómica, tiene mayoría absoluta.

El PP se quedó en 55 (obtuvo 130 en las elecciones de hace tres años). El reparto de senadores, eso sí, queda pendiente de cambiar después de los comicios autonómicos y municipales del 26 de mayo. Ayer, de hecho, se eligieron un total de 208 sillones.

Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *