La Tierra: un planeta muerto en un futuro

El reciente hallazgo de los fragmentos de un planeta que ha sobrevivido a la muerte de su estrella ha abierto una ventana a los investigadores para imaginar cómo sería el destino final de la Tierra y del Sistema Solar después de que el Sol se convierta en una gigante roja y, posteriormente, en una enana blanca.

Las enanas blancas son los cadáveres de estrellas como nuestro Sol que han quemado todo su combustible y se han desprendido de sus capas exteriores, dejando atrás un denso núcleo que se enfría lentamente.

Las teorías actuales predicen que dentro de 5 o 6 mil millones de años nuestro sistema solar tendrá una enana blanca en lugar del Sol, orbitada por Marte, Júpiter, Saturno y los planetas exteriores, así como asteroides y cometas.

Es probable que ocurran interacciones gravitacionales en esta nueva configuración de nuestro sistema planetario, lo que significa que los planetas más grandes pueden empujar a los cuerpos más pequeños hacia una órbita que los acerque a la enana blanca, donde serían destruidos por su enorme gravedad.

Enrique de la Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *