Eutanasia: el otro gran crimen legalizado que ansían las élites

El último episodio de la maldad “progre”, el del abuelito matando “dignamente” a su esposa postrada durante tres décadas, dibuja en el horizonte de España la más que probable aprobación legal de la eutanasia o “muerte digna”. Servidor es contrario a semejante aberración anhelada por las plutocracias financieras y políticas globalistas, y por sus esbirros gobernantes de las naciones títeres.

Podrán alegar los defensores de esta aberración, que la regulación de la eutanasia o “muerte digna” servirá para que personas sufridoras de enfermedades “irreversibles” y dolorosas alcancen una liberación para su sufrimiento. Si se quedara en esto, la medida parecería incluso razonable (aunque siga siendo antiética). Pero no se va a quedar en eso; por la sencilla razón de que en todos los países donde se ha aprobado la eutanasia se ha ido más allá, y de una primera ley “de supuestos” se ha pasado posteriormente a una barra libre fomentadora y publicitadora del “mátese si quiere” o… “ si quieren sus familiares”. Existen de hecho países eutanásicos de primera línea donde oenegés filantrópicas –adivinen por quién financiadas- y funcionarios estatales recorren hospitales públicos para convencer a pacientes con enfermedades crónicas, especialmente a ancianos, de que soliciten la eutanasia aduciendo el coste y la carga que para sus familias y para las arcas públicas conlleva la prestación de cuidados y atención sanitaria. Son verdaderas políticas estatales que animan a la gente a dejarse matar para ahorrar recursos públicos. Es la lisa y llana glorificación del desalmado sistema capitalista que desposee la vida humana de su derecho a seguir existiendo si es “improductiva” y enfermiza.

Al igual que la legalización del aborto es la antinatalidad así legislada en Occidente –y diseñada por las Fundaciones capitalistas judías en el siglo pasado- cuyo fin es vaciar la sociedad de raza blanca y sustituirla por inmigrantes extraeuropeos en busca del mestizaje, la eutanasia representa el “antiancianismo” y “antivitalismo” que las oligarquías pretenden para eliminar el sobrecoste económico acarreado por los enfermos y ancianos y que estaría mejor destinado en el bolsillo de los ladrones políticos.

La legalización de la eutanasia para matar al estrato social “improductivo” es además el sueño “húmedo” de las mentes criminales de fundaciones capitalistas como la de Ford, o de planes de control poblacional mundial judíos como los que Kissinger o Nelson Rockefeller plantearon hace varias décadas para reducir la población mundial y así avanzar con más seguridad al gobierno mundial pretendido por las élites judías y masónicas.

Recordemos como Christine Lagarde, jefa judía del Fondo Monetario Internacional, declaró en unas sonadas manifestaciones cercanas a lo genocida y criminal, que la esperanza de vida de los jubilados y ancianos en Occidente era un problema planetario que amenazaba el bienestar del mundo desarrollado.

La implantación de la eutanasia va a hacerse además como se legislan, en las pútridas democracias occidentales, todas las aberraciones morales que se acaban normalizando: a través de la aplicación de la teoría política llamada “ventana de Overton” que consiste en conseguir la aceptación o normalización social de la aberración a través de la gradualidad en la imposición de la norma a la sociedad. De esta manera se ha impuesto en España el crimen llamado aborto como derecho libre y consolidado de una sociedad mayormente conservadora que aceptó la ley de aborto de “supuestos” despenalizados – aparentemente razonables- de 1985, se ha pasado a una sociedad megaprogregista que acepta la barra libre abortista a partir de 2010 con la ley socialista de “Salud reproductiva”.

En Japón, Suecia o Países Bajos no son pocos los representantes políticos que llaman a que los ancianos “se den prisa en morir”, como ha dicho recientemente Taro Aso, Ministro de finanzas de Japón.

La conclusión a todo esto es la evidente. La “eutanasia” no es “muerte digna”, al igual que el “aborto” no es “salud reproductiva”. Los crímenes contra la vida inocente normalizados en las asquerosas democracias liberales no dejan de ser crímenes aunque nominalmente se los disfrace con dulcificados eufemismos por medio de la odiosa neolengua.

Repudio una sociedad hipócrita moldeada para aceptar con total complacencia y como signo de progreso los crímenes legalizados contra vidas inocentes patrocinados por las élites mientras se rasga las vestiduras contra quienes defendemos que los códigos penales, contra los delincuentes, incluyan sanciones mas duras como la cadena perpetua o la pena de muerte.

J. M. Perez

Un comentario en “Eutanasia: el otro gran crimen legalizado que ansían las élites

  • el 9 abril, 2019 a las 9:37 pm
    Permalink

    Tanto el aborto como la eutanasia son asesinatos programados por la mala conciencia del egoismo relativista .
    El último episodio de la maldad “progre” es todo un montaje de la televisión para abrir un debate sobre la legalización del suicidio asistido. Es impensable que estuvieran las cámaras de tv en los videos con los que estos días han abierto las noticias, concretamente en el canal 3.
    Y hablando de suicidios asistidos y puestos a ello ¿para que re regula el ser asistido en el suicidio y no dejan suicidarse como cada cual quiera?

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *