Bergoglio ridiculiza la cristiandad ante Marruecos

El Papado jesuítico de Bergoglio vuelve a arrojar otra de sus envilecidas manifestaciones de desprecio por Europa y el catolicismo. La visita del Papa al Reino de Marruecos ha servido para acariciar el lomo de un régimen sanguinario, genocida del pueblo saharaui, benefactor de la exportación de musulmanes y africanos a España y del negocio del tráfico de drogas. 

¿Habrá exigido el tan “social” y “revolucionario” Bergoglio a Mohamed VI que distribuya su caudal de fortuna que equivale al 8 por cien del PIB del país (en el que se encuadran 12 palacios y 600 coches) entre los sectores sociales marroquíes de pobreza absoluta que son más del 15 por cien de la población? ¿Habrá exigido al monarca marroquí, educado en las mejores universidades europeas y norteamericanas, que alfabetice a un 50 por cien de su población que no sabe leer ni escribir? ¿Habrá exigido a Marruecos que cese en su continuada política genocida aniquiladora de más de 50.000 personas en sucesivas espirales represivas que desde 1965 a esta parte han arrasado pueblos y vidas humanas especialmente en el Rif? ¿Habrá exigido al gobierno marroquí el fin de la ocupación ilegal de un territorio llamado el Sáhara, hurtado a España contra la legalidad internacional y sometido a una continuada política de crímenes y encarcelamientos a la población civil saharaui que ya empezó en 1975 cuando la Marcha Verde decretada por Marruecos masacró a 50 mil saharauis con napalm y fosforo blanco? ¿Habrá exigido que Marruecos y su aparato estatal de caciques, oligarcas y realeza pongan fin a los negocios comisionistas de exportación de droga a España?

Un Papa tan filántropo y humanitarista como éste, ¿habrá exigido que Marruecos impida la sangría constante de inmigrantes ilegales a los que las autoridades policiales marroquíes empujan a saltar las vallas o embarcar en pateras rumbo a Europa poniendo en riesgo su vida y su integridad?

Un Papa tan filántropo y humanitarista como éste, ¿habrá exigido a Marruecos que deje de poner en riesgo, como viene haciendo, la vida de miles de “menores extranjeros no acompañados” (menas) a los que lanza hacia la Península, para que España sea la tutora y mantenedora del salvajismo de los jóvenes vándalos desarraigados y marginales que Marruecos espanta de su terruño como un perro hace con sus pulgas?

No se puede pedir peras al olmo, y menos a un olmo como el del Vaticano que se ha revelado como quintacolumnista y defensor del proceso de invasión inmigrante y sustitución étnica y cultural que sufre Europa.

Siento repugnancia por el falso catolicismo liberal, vaticanista y proinmigracionista que ríe las gracias del régimen marroquí, que es el más corrupto, represor, sanguinario y enemigo de España de toda la cuenca del Mediterráneo. Y, no lo olvidemos: se trata de un régimen protegido y sostenido por el Occidente bastardo de Norteamerica y la OTAN, defensores perennes del Reino de Marruecos desde su fundación en 1956. 

El Papa fariseo ha cumplido este fin de semana su hoja de ruta como destructor de Europa: se ha hecho la fotito hipócrita con un puñado de monjitas y ha peloteado a un monarca genocida que no pocas veces ha acribillado a los cristianos a los que margina y aisla, impidiendo de facto su libertad religiosa. 

Además, el Pontífice se ha encontrado con los mal llamados “migrantes” a los que ha apoyado en su intención de arribar a una Europa a la que ha criticado por no acoger a los “migrantes” necesarios y no proporcionarles la ayuda suficiente.

Como corolario a su visita, Bergoglio no ha dudado en adentrarse en la mezquita donde reposan los cuerpos de los jefes políticos y espirituales marroquíes Mohamed V y Hassan II, dos encarnizados enemigos de España y la cristiandad que regaron de sangre su política agresiva contra España en Sidi Ifni, en Sahara y en aguas y caladeros de uso español donde incesantemente han sido atacados nuestros pescadores. 

El Papa ha sorprendido a todos cuando ha declarado a bordo de su avión que visita encantado Marruecos y que no visitará España mientras aquí no haya “paz”. ¿De qué paz interna habla el Papa? ¿Acaso avala la existencia del conflicto entre Cataluña y España, que el separatismo trata de internacionalizar? 

Y ante el espectáculo triste y gris de este corsario de la mentira y el fariseísmo jesuíticos llamado Jorge Mario Bergoglio, ¿no sienten vergüenza los católicos vaticanistas en defender como plañideras a un Papa que antes que visitar España prefiere acariciar el lomo de la monarquía islámica marroquí, genocida, expansionista y patrocinadora de la invasión africana de Europa?

J. M. Pérez

Un comentario en “Bergoglio ridiculiza la cristiandad ante Marruecos

  • el 31 marzo, 2019 a las 10:12 pm
    Permalink

    Como decía en la otra noticia:

    Bergoglio es figura cercana del profetizado Pseudo-profeta, o anticristo religioso. Hay quién se atreve a identificarlo con el mismo. En cualquier caso ya no trabajan para Cristo, solo un clero minoritario perseguido y una pequeña feligresía dentro de la Iglesia resisten a los tiranos traidores, y esto incluye a la inmensa mayoría de obispos, sacerdotes y religiosos y a una inmensa mayoría de creyentes envenenados.

    Bergoglio y el clero modernista son unos traidores a Cristo.

    Y en cualquier caso personalmente yo, católico, prefiero que no venga por aquí, ya tenemos demasiadas calamidades.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *