El amor hippie mata a dos niños desaparecidos en Godella

La Guardia Civil ha hallado este jueves los cuerpos sin vida de los dos niños desaparecidos en Godella (Valencia) que fueron vistos por última vez este pasado miércoles. Los padres de las criaturas son dos okupas de estilo de vida hippie.

Después de varias horas de interrogatorio con versiones contradictorias de los padres, la madre ha conducido a los investigadores hasta el lugar donde estaban los cadáveres de la niña de cinco meses y del niño de tres años y medio.

Según la versión del padre, la madre de los dos niños trató de ahogarlos este miércoles por la noche después de que la pareja tuviera una fuerte discusión.

La familia residía en una casa ocupada. La madre, conocida por participar entusiastamente en las concentración del 15M promovidas por colectivos juveniles que crearían el partido Podemos, era adicta a drogas como marihuana y otros estupefacientes, al igual que el padre. Ambos habían decidido abandonar las cadenas de “trabajo” y “responsabilidad” de la sociedad para vivir de forma “alternativa” y acorde a su ideología como les gustaban pregonar, y por ello ocuparon un inmueble donde aparece una reveladora pintada con la inscripción: “vais a morir todos”.

Los padres de los niños asesinados, eran conocidos por ser defensores entusiastas de las “comunas de amor libre” propias de la revolución hippie de mayo del 68.

Dos llamadas de vecinos que habían escuchado gritos de dolor en la casa, advirtieron a las fuerzas de seguridad del crimen.

La madre, obnubilada por la droga, ha llegado a declarar que “buceando” podría “resucitar” a sus hijos.

La noticia ha conmocionado profundamente a todas las poblaciones cercanas, en las cuales, varios vecinos ya habían denunciado a los padres por no llevar a la escuela a sus hijos y mantenerlos en estado insalubre.

Como se puede ver, la puesta en práctica de los ideales utópicos y amorales que hace cincuenta años asolaron a parte de la juventud occidental y hoy vistos como progresistas y razonables por gran número de descerebrados de todo occidente, ha llevado a la muerte a dos criaturas inocentes.

J. M. Pérez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *