Hartos de robos y agresiones de los “menas” en la provincia de Barcelona

Vecinos de Canet de Mar (Barcelona) arden en cólera contra los 50 “menas” de origen magrebí que desde el mes de noviembre del pasado año ocupan un albergue local reconvertido forzosamente en “centro de recepción de menores”. Los vecinos se han organizado para hacer escraches a los menores conflictivos. El jueves 28 de febrero, mientras se celebraba el pleno en el ayuntamiento, un grupo de vecinos se manifestaron ante el consistorio de la localidad. Protestaban contra la presencia de estos menores a los que acusaron de delincuentes. Los vecinos, entre los cuales había un importante número de ancianos, protestaban por la cascada de agresiones, amenazas, robos e intimidación sufridos desde que se instaló el mencionado centro de menores. Algunos de los vecinos narraron cómo sus hijas adolescentes han sido objeto de agresiones sexuales y acosos, o como sus viviendas son robadas con descaro. “Sabemos que son ellos porque los hemos atrapado robando en nuestras casas y nos han amenazado”, explican los vecinos. “Han robado o forzado todas las viviendas”. “Los hemos vistos saltar de jardín en jardín”, aseguran. La sensación de inseguridad es manifiesta en la zona alta de Canet. La actuación de estos menores también tiene aterrorizados a los adolescentes locales. “Nos acosan y nos siguen hasta casa mientras nos acechan”, explicaba una joven. En otros casos rodean a sus víctimas para robarles el móvil. “Hemos presentado hasta tres denuncias por acoso sexual sobre nuestras hijas, pero las denuncias acaban en nada”, lamentaba una familia.

La realidad, constatada en las denuncias y las quejas vecinales no importa nada a la Secretaria de Infancia de la Conselleria de Asuntos Sociales de Cataluña, Georgina Oliva, que negó la máxima, mintiendo cuando dijo : “Estos jóvenes hacen una vida normal, estudian e intentan salir adelante con su vida”. Y remarcó que este “grupo reducido” de vecinos que protesta “les están acusando de hechos que no están probados”.

La Alcaldesa del municipio, gobernado por ERC y PSC, así como la organización subvencionada SOS Racismo”, ya han tildado las protestas vecinales contra los menores extranjeros como actos “racistas y xenófobos.”

El pasado 5 de marzo pasado, un hombre desbordado, harto de sufrir en sus carnes el carácter delictuoso de uno de los menores, entró a la casa de colonias donde viven los chicos, machete en mano y se llegó a encarar contra el menor. La Generalitat ya ha anunciado que se va a personar como acusación particular en la causa que se sigue contra el hombre.

Los vecinos del barrio Can Salat Busquets de Canet de Mar, la zona más nueva de la población, se han constituido en plataforma vecinal para denunciar las mentiras lanzadas en su día por la Alcaldesa y las autoridades autonomicas catalanas como que “la estancia de los menas iba a ser provisional en el municipio”, “que la seguridad estaba garantizada”, o “que era la oportunidad de demostrar que Canet es un pueblo integrador y solidario cuya economía local iba a verse favorecida”. Pese a las demandas de la plataforma vecinal y las protestas cada vez más encendidas ante los delitos continuados, la Generalitat catalana ha sido clara: ni se cierra el centro, ni habrá seguridad privada.

J. M. Pérez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *