Las femi-marxistas se llevan más de 150 millones de euros en subvenciones

El feminismo de las “chocho-charlas” y los bobo-cuentos como la “brecha salarial”, es también el de la más oronda industria subvencionada de la historia de España.

Más de 150 millones de euros en subvenciones contabilizadas han utilizado la Administración central, las Comunidades Autónomas y los Ayuntamientos para untar a organizaciones y proyectos feministas desde 2014 a 2018.

Según estudios recientes propiciados desde diversos medios entre ellos “El club de los viernes” desde 2014 a 2018, se han concedido más de 15.000 euros de subvenciones en cuyo título de convocatoria se incluye la palabra «mujer». El número de subvenciones feministas ha pasado de apenas 208 subvenciones en 2014 a más de 6.000 en 2018. Y están contabilizadas sólo las subvenciones cuya convocatoria lleva la palabra “mujer”, porque en realidad, serían muchas más, de una maraña cuya gigantez resulta prácticamente imposible descifrar.

En toda España son miles y miles (sólo en Andalucía más de 2000) las asociaciones, federaciones o fundaciones con la palabra “mujer” en su denominación adscritas al feminismo ultrasubvencionado que han sido contabilizadas, aunque en realidad, el entramado asociativo, disfrazado con denominaciones diversas, es mucho mayor.

De los 150 millones contabilizados que la administración ha repartido en forma de subvenciones para patrocinar la ideología feminista durante 4 años (2014 a 2018), 32 corresponden a la administración central (partidas como “Mujeres deportistas” se ha llevado 6.318.799,92€; “La motivación y el acompañamiento de mujeres adultas, mujeres gitanas y mujeres inmigrantes”: 445.000,00€, etc, etc).

Las comunidades autónomas, por su parte, han destinado un total de 103,9 millones de euros durante este período. El Instituto de la Mujer de Castilla la Mancha ha dispuesto en 2018 de más de 18 millones de euros; el Instituto de la Mujer de Andalucía de más de 42 millones y la Dirección general de la mujer de Madrid, potenciada por la expepera y ultrafeminista Cristina Cifuentes, se dotó de más de 23 millones. Estas tres comunidades autónomas, por cierto, suman casi el 80% del total subvencionado por las comunidades autónomas.

Al efecto de establecer la cueva del Ali Babá feminista, todos los gobiernos autonómicos han creado un verdadero sistema clientelar de enchufismo y expolio al contribuyente destinado a implementar la dictadura ideológica llamada “ideología de género”: Institutos de la mujer; Institutos de igualdad; Direcciones generales de igualdad y mujer; Direcciones generales de participación y equidad; Direcciones generales de economía social; Consejerías de igualdad; Consejerías de libertades públicas; Consejerías de participación ciudadana; Agencias de la igualdad; Secretarías autonómicas de inclusión…

En los años 60 y posteriores del pasado siglo las fundaciones capitalistas de Ford y Rockefeller, benefactoras de las damas judías del feminismo, demostraron que sus proyectos feministas y abortistas sufragados con becas y grandes campañas de promoción podrían llegar a todos los rincones de EEUU y Europa. España es hoy el vivo ejemplo de ese mismo designio de control y transformación social.

Mediante la aplicación de la ingeniería social, la industria cultural y los medios de masas han conseguido que la sociedad española acepte como normales tanto el abortismo elevado a la categoría de “derecho” irrenunciable, como la ideología que lo sustenta: el feminismo, que ha abierto la caza más inclemente contra el hombre heterosexual y de raza blanca implantando la discriminación jurídica y la presunción de culpabilidad.

Este proceso de manipulación social a los españoles, que dura décadas, es cuestión de gradualidad en la imposición; ya explicó Joseph P. Overton en su famosa teoría política de la “ventana”, cuales son las tácticas a aplicar en cinco etapas para conseguir que la mayor aberración social la acepte la sociedad al cabo del tiempo con naturalidad de la mano de políticos sin escrúpulos.

J. M. Pérez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *