Sudáfrica: sigue adelante el genocidio y la expropiación de tierras a los blancos

El atroz régimen de racismo antiblanco imperante en Sudáfrica bajo el gobierno del Congreso Nacional Africano (partido del difunto terrorista Nelson Mandela) que supera en violencia al supuesto racismo que caracterizó la época del llamado “Apartheid”, cuenta con otro hito en su recorrido de persecuciones a la población blanca: sigue adelante el proceso legal de reforma constitucional para expropiar a la minoría blanca del país todas sus tierras sin compensación económica alguna.

“¡¡¡Matad al Blanco!!! Cantaba el presidente del país Jacob Zuma en el himno «shootteboer» y su negro sucesor Cyril Ramaphosa, cuando este pasado año anunciaron una reforma constitucional para hacer lo mismo que se hizo en Zimbawe: la expropiación masiva de fincas y la expulsión de los blancos ( auténtica limpieza étnica, con complicidad de la élite mundialista) que ha hecho de ese país un terruño miserable y deprimido.

Decenas de miles de granjeros blancos han muerto en Sudáfrica a manos de negros, desde que Nelson Mandela iniciara su régimen racista antiblanco en 1994.

Más de 15 mil ataques a granjas y miles de muertos son el resultado del “poder negro”. En 2015, sudafricanos blancos pidieron a la Comisión Europea que reconociese oficialmente un «derecho al retorno», pues sus antepasados eran holandeses, británicos o franceses. La respuesta de la Unión Europea fue el silencio.

Tras la abolición del apartheid y la instauración del poder negro, la criminalidad Negra es tal que los blancos, los asiáticos, los zulúes y los xhosas, se han visto obligados a atrincherarse en sus zonas respectivas. La paradoja es que en esta Sudáfrica hoy mayoritariamente negra donde los blancos son menos de un 10 por cien de la población, el racismo -antiblanco- es más agresivo y asesino de lo que lo fue el blanco de la etapa del famoso “Apartheid”. Los granjeros blancos, masacrados por el régimen de Mandela, llevan en Sudáfrica generaciones, de hecho, los boers son el grupo étnico más antiguo en Sudáfrica: ninguna de las etnias negras ahora mayoritarias- salvo los Sam y los bosquimanos- estaban allí cuando desembarcaron los holandeses en 1652 y los zulúes no llegarían hasta el siglo XIX.

La revolución del “poder negro” parece culminar hoy sus ansias últimas de expropiación, muerte y liquidación de los eurodescendientes blancos allí presentes. Y mientras el genocidio étnico se perpetra, la comunidad internacional y la ONU, callan. La intención criminal es clara: se trata de controlar la tierra para controlar a la gente. Es lo mismo que pasó en Zimbawe. Cuando no había comida que comprar el que no era miembro del partido de Gobierno no recibía comida. Controlaban el poder con la comida, y es de lo que se trata ahora en Sudáfrica. Bajo el omnímodo poder negro sucederá en Sudáfrica, ya arruinada social y económicamente, como sucedió en Haití tras la descolonización francesa: ciudades y tierras antaño esplendorosas bajo el hombre blanco, se tornan en pobres y míseras bajo el negro.

J. M. Pérez

2 comentarios en “Sudáfrica: sigue adelante el genocidio y la expropiación de tierras a los blancos

  • el 27 febrero, 2019 a las 9:10 am
    Permalink

    Esas tierras fueron tomadas por la fuerza, y ahora toca devolverlas por la fuerza… Mejor que esos blancos regresen a Europa y así nosotros devolvemos a los africanos a su enorme e inmenso continente.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *