Mónica Oltra y los “menas” dispuestos a reventar el pueblo valenciano de Alborache

Valencia sigue siendo tierra quemada de las políticas de la dirigente política hispanófoba y ultraizquierdista Mónica Oltra. Caracterizada por haber ejecutado un modelo de atención a los “menas” (menores extranjeros no acompañados), de origen fundamentalmente magrebí, fracasado y caótico.

Oltra encontró los problemas más abultados respecto a su política de atención de menores extranjeros en la localidad valenciana de Buñol, donde en agosto pasado, un menor del centro de menores de esa localidad, de catorce años de edad, fue detenido acusado de abusar sexualmente de otra adolescente ajena al centro.

También el pasado mes de agosto hubo dos serias trifulcas que se produjeron entre menores del Centro de Recepción de Buñol, y otros jóvenes de la población que volvieron a generar malestar entre los vecinos porque desde 2017, en que llegaron los “menas”, las peleas son constantes. El primer altercado ocurrió en la piscina municipal cuando varias pandillas de menores iniciaron una discusión que acabó con una reyerta multitudinaria.



Para evitar las trifulcas se decidió que durante las fiestas patronales del pasado año, que duraron hasta el 3 de septiembre, los tutelados fueran enviados a campamentos repartidos por la Comunidad Valenciana. Los agentes de policía local de Buñol disponen de multitud de partes de actos vandálicos -como destrozos de mobiliario urbano-, peleas, pequeños hurtos y quejas de personas que han sido increpadas e insultadas en plena calle. En septiembre pasado, dos hombres de la localidad fueron detenidos por prostituir y abusar sexualmente de diez menores. Uno de ellos es un marroquí de 23 años que ofrecía dinero, droga u objetos de valor a menores del referido centro, captándolos para que el otro acusado y presunto pederasta, un homosexual de 62 años que responde a las siglas G.B, abusara de ellos en su vivienda.

Concluida la actividad del centro de menores de Buñol ante las denuncias de hacinamiento e insalubridad interpuestas, entre otros, por Fiscalía, Oltra quiere ahora ubicar estos menores en el albergue del pueblo vecino, Alborache, localidad tranquila de mil habitantes, que no cuenta ni siquiera con efectivos de Policia Local ni de Guardia Civil próximos. En la tarde de hoy, 21 de febrero, hay programada una concentración de protesta ciudadana contra la llegada de los mencionados menores a esta pequeña localidad valenciana. Desde la plataforma vecinal de queja que numerosos vecinos han creado, la llamada “Plataforma Ciudadana Independiente de Alborache”, se pide que todas las personas cansadas de la arbitrariedad y las formas antijuridicas e ilegales de Monica Oltra, vicepresidenta del gobierno valenciano, acudan a esta concentración. Y que lo hagan además para sumarse a la causa noble de la plataforma ciudadana que está bregando contra una actuación administrativa y política fraudulenta.

La vicepresidenta valenciana Oltra pretende arrebatar el albergue turístico emblemático y entrañable del pueblo de Alborache, para ser convertido en centro de recepción de menores entre los que se encuentran los llamados «menas», en su mayoría magrebíes de elevada propensión a la criminalidad y la no adaptación. Oltra está efectuando esta cacicada por la «puerta de atrás»: y es que sin licencia de actividad, ni de obras de adecuación, y careciendo de todos los requisitos técnicos y materiales, está enviando «de colonias» a esos chicos al albergue para consumar, por la vía de los hechos, la conversión del albergue Torre de Alborache en una especie de Marina d´Or del Magreb, envolviendo a la localidad de Alborache, que no cuenta con Policía Local ni Guardia Civil próxima, en la misma espiral de vandalismo y caos que caracterizó a Buñol durante los dos años que acogió a los menores de Oltra.

J.M. Pérez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *