El Vaticano “no se opone “ a la exhumación de Franco si la autoridad civil la exige

Queda consumada la traición bergogliana a la cristiandad, a España y a la figura de quien salvara a la Iglesia española de ser exterminada. El Vaticano de Bergoglio apoya la exhumación de Franco. Nada nuevo en el Vaticano.

Pietro Parolin, secretario de Estado del Vaticano y mano derecha del Papa, ha enviado una carta a la vicepresidenta, Carmen Calvo, en la que le garantiza que la Santa Sede apoya la exhumación y anuncia que forzará al abad del Valle de los Caídos, Santiago Cantera, a permitir que el Gobierno siga con sus planes.

En la misiva remitida a la vicepresidenta del gobierno, Pietro Parolin deja claro, además de su apoyo a la exhumación, su voluntad de presionar al Prior Administrador de la comunidad benedictina del Valle de los Caidos, Santiago Cantera, afirmando: “Deseo reiterar lo que señalé a vuestra excelencia durante nuestra reunión en el Vaticano, el pasado 29 de octubre, es decir, que la Iglesia no se opone a la exhumación de los restos mortales del general Franco, si la autoridad competente así lo dispone”. A continuación de estas palabras, Pietro Parolin expresa un mandamiento claro hacia el Prior Santiago Cantera; pero no el de obedecer a la familia de Franco, sino el de acatar la decisión de la exhumación que pretenden las autoridades políticas y judiciales : “A la comunidad benedictina de la abadía de la Santa Cruz del Valle de los Caídos fue recordado y se seguirá recordando su deber cívico de observar plenamente el ordenamiento y de respetar a las autoridades civiles”. Sobre el traslado de los restos del Caudillo a la Almudena, la Iglesia dejó claro el pasado año que si bien sí aceptaba la exhumación, no tenía nada que decir sobre la inhumación y dejaba este asunto en las manos de las autoridades españoles, que como se sabe ya ha obtenido un informe de la delegación de gobierno de Madrid denegando a la familia el derecho al traslado a la Catedral madrileña por motivos de “seguridad y orden público”.

El actual Papa, jesuita que en su juventud declaró admiración por Fidel Castro, afamado por ser el insigne defensor de la invasión inmigrante que sufre Europa y amigado con el comunismo bolivariano de personajes como Evo Morales, niega así la protección de la Santa Sede a la sepultura y al honor de Franco, que como cristiano puso su vida y servicio en la defensa de la Iglesia.

Recordemos que Franco fue nombrado “Caballero de la orden suprema de Jesucristo” por Pio XII en atención a la defensa que sobre la Fe católica y la Iglesia había capitaneado. La Santa Sede de Bergoglio, la que muchas voces, con tanta razón, consideran usurpada por un hereje o Antipapa, comete tres atentados contra la ley, la moral y la historia: incumple el Tratado internacional que el Estado de España suscribió en 1979 con el propio Vaticano y que brindaba inviolabilidad a la Basílica donde yacen los restos del Generalísimo; liquida las disposiciones del derecho canónica que legitiman la permanencia de Franco en el Valle; y se alinea con los enemigos frentepopulistas de España a los que Franco derrotó para salvar a la propia Iglesia.

J. M. Pérez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *