Forman una gran cruz humana para recordar la derribada hace un año en Callosa de Segura

Ayer se cumplió un año del derribo de la Cruz de la Plaza de la Iglesia de Callosa de Segura (Alicante) por orden del alcalde socialista y con el apoyo de sus aliados de la extrema izquierda.

Durante la madrugada del 28 al 29 de enero de 2018, el alcalde pidió a la Guardia Civil que cortase los accesos a la plaza y, amparándose en la noche, procedió al derribo de la cruz, eso sí, entre las protestas de muchos vecinos que acudieron al lugar al ver lo que ocurría. Ya durante el día, la Justicia ordenaba parar el derribo horas después de haberse consumado.

Después de aquel insultante ataque contra los sentimientos religiosos de muchos vecinos de Callosa, las movilizaciones vecinales continuaron. Además, una vecina, Teresa Agulló, decidió proyectar desde su balcón una cruz de luz con la silueta de la derribada. Cegado una vez más por su cristianofobia, primero el alcalde ordenó poner focos más potentes para cubrir esa cruz luminosa y después le impuso una multa de 725 euros a Teresa, que es una anciana de 82 años. La multa, además, se impuso tergiversando una ordenanza sobre publicidad.

Ayer la plataforma vecinal en defensa de la Cruz volvió a manifestarse para recordar el derribo de la cruz en su primer aniversario: “Ante la sin razón y despropósito de la eliminación de la Cruz justo hace 1 año con alevosía y nocturnidad, con un despliegue policial desmedido y con burlas desde el balcón del Ayuntamiento, muchos vecinos de Callosa han querido expresar hoy toda su firmeza en la fe en un acto sencillo y muy emotivo llenando la plaza de la Iglesia de cruces previamente bendecidas y posteriormente formando una Cruz humana como signo de que la Cruz sigue más viva que nunca“, señala la plataforma.

Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *