Los “refugiados” revientan el bienestar de los holandeses

La información es clarificadora. Más del 85% de los refugiados de Países Bajos están en situación de desempleo y viviendo de las ayudas sociales.

Los datos son de la Oficina Central de Estadísticas (CBS), y revelan que la gran mayoría de los refugiados han permanecido desempleados y viviendo de la ayuda social desde 2014. Ello se traduce en cuatro años de parasitación del sistema de bienestar sufragado por los contribuyentes.

Sólo el 15 por ciento de los refugiados a los que se les dio permiso de trabajo en los Países Bajos desde 2014 están trabajando. Son, en su mayoría, sirios y eritreos, y están trabajando con contratos precarios.

El investigador de inmigración holandés Jan Van de Beek advirtió que el estado de bienestar holandés se colapsará a menos que la nación cierre sus fronteras a los inmigrantes del tercer mundo, e imponga una política firme de deportaciones masivas.
«Hay más de 2 millones de no occidentales y más de 13 millones de nativos viviendo en los Países Bajos, pero ya hay más beneficiarios de la asistencia social no occidentales».

«Las personas políticamente correctas simplemente ignoran el hecho de que cada euro solo se puede gastar una vez, y cada vez hay que sopesar si se quiere que el gobierno trabaje para sus conciudadanos o para el resto del mundo», dijo.

J. M. Pérez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *