Los menores marroquíes devastan los pueblos valencianos

Los centros de menores extranjeros de Valencia, y muy especialmente el de la localidad valenciana de Buñol, se desbordan. La situación de conflicto social generada es debida exclusivamente a los últimos gobiernos españoles que se niegan a aplicar el ‘Acuerdo para la repatriación de los MENA’ (Menores extranjeros no acompañados) suscrito con Marruecos, en vigor desde octubre de 2012, y que establece el retorno de los menores con sus familias o a la tutela del gobierno marroquí sobre los mismos. El acuerdo, pese a estar publicado y ser oficial, no se aplica, y Marruecos se frota las manos.

El centro de recepción de menores de la localidad valenciana de Buñol ha llegado a acoger más de 80 menores en noviembre cuando la instalación está preparada para acoger a 30. En agosto pasado, un menor del mencionado centro, de catorce años de edad, fue detenido acusado de abusar sexualmente de otra adolescente ajena al centro. También el pasado mes de agosto hubo dos serias trifulcas que se produjeron entre menores del Centro de Recepción de Buñol, y otros jóvenes de la población que volvieron a generar malestar entre los vecinos porque desde 2017, en que llegaron los jóvenes, las peleas son constantes. El primer altercado ocurrió en la piscina municipal cuando varias pandillas de menores iniciaron una discusión que acabó con una reyerta multitudinaria. Para evitar las trifulcas se decidió que durante las fiestas patronales del pasado año, que duraron hasta el 3 de septiembre, los tutelados fueran enviados a campamentos repartidos por la Comunidad Valenciana. Los agentes de policía local de Buñol disponen de multitud de partes de actos vandálicos -como destrozos de mobiliario urbano-, peleas, pequeños hurtos y quejas de personas que han sido increpadas e insultadas en plena calle.

En septiembre pasado, dos hombres de la localidad fueron detenidos por prostituir y abusar sexualmente de diez menores. Uno de ellos es un marroquí de 23 años que ofrecía dinero, droga u objetos de valor a menores del referido centro, captándolos para que el otro acusado y presunto pederasta, un homosexual de 62 años que responde a las siglas G.B, abusara de ellos en su vivienda.

La autonomía valenciana es una de las regiones españolas a la cabeza en recepción de los menores inmigrantes marroquíes no acompañados, cuyo historial de antecedentes penales y conflictivos se desconoce, pero que Pedro Sánchez reparte entre las diferentes regiones de España asentándolos en barrios y pueblos donde expanden sus frutos de riqueza cultural y paz social. El gobierno de Pedro Sánchez, que en 7 meses de gestión ha metido en España cerca de 70 mil ilegales, prefiere sumir a pueblos tranquilos y pacíficos en el caos generado por marginales e inadaptados antes que cumplir y hacer cumplir un acuerdo para la devolución de los menores suscrito con Marruecos hace más de una década.

Recientemente, y tras protestas y quejas ciudadanas constantes, la Consejería de Igualdad dirigida por la izquierdista Mónica Oltra ha decidido que los menores del centro de Buñol serán “reubicados” en otra localidad; ha pensado hacerlo en la tranquila y apacible localidad de Alborache entre cuyos vecinos ya se han levantado serias suspicacias y temores.

J. M. Pérez

Un comentario en “Los menores marroquíes devastan los pueblos valencianos

  • el 26 enero, 2019 a las 1:15 am
    Permalink

    Dos puntualizaciones:

    1.- Aunque España quiera aplicar el acuerdo de repatriación de estos menores, son los propios paises (Marruecos y Argelia) los que se niegan a hacerlo y eso impide de facto cualquier intento por parte de las autoridades españolas.

    2.-La principal vía de entrada de inmigrantes ilegales es Andalucía seguida de Murcia. A estas dos comunidades es donde llegan el 90% de los MENAS.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *