Las naranjas valencianas y los eurodiputados

Toneladas de naranjas españolas se pudren en el suelo. A un agricultor valenciano le pagan de 8 a 46 céntimos por un kilo de naranjas, cuando en el mercado está por encima de un euro. El sector calcula que las pérdidas superan los 130 millones de euros.

Los agricultores dicen que no pueden competir con los precios de Sudáfrica, a pesar de los bajos salarios que pagan. El país africano acelera tanto su producción como exportación. En 2018 consiguieron un récord: 2 millones de toneladas, un 40% lo enviaron a los mercados europeos.
El gobierno valenciano anuncia un Plan Estratégico que incluirá medidas como ampliar el número de funcionarios en las misiones comerciales para abrir nuevos mercados e incorporar más personal a la oficina instalada en Bruselas así como préstamos a través del Instituto Valenciano de Finanzas.

Los eurodiputados españoles no leyeron el acuerdo que firmó la Unión Europea hace dos años con Sudáfrica. El documento, de 2.500 páginas, era demasiado largo como para que los eurodiputados españoles se molestaran en leerlo. Allí se hablaba de importaciones de naranjas sin aranceles. Ocho diputados del PP y uno de UPyD votaron a favor y otros nueve del PSOE se abstuvieron.

El ministro de Agricultura, Luis Planas, culpó a los agricultores valencianos: “Sé los problemas que hay en la Comunidad Valenciana. Pero, ¿sabe usted que está incrementándose la producción de cítricos en otras comunidades autónomas de España? Tan mal no le debe ir al sector. Si hay otras comunidades que están aumentando las plantaciones es porque hay salida”. Obvia, sin embargo, que el campo valenciano es sobre todo de pequeños propietarios, minifundista.

Gustavo Morales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *