Ni rastro del pequeño Julen buscado en un pozo de Málaga

Las tareas de rescate del pequeño Julen, el niño de dos años que, según los padres, el domingo por la tarde se cayó a un pozo de más de 100 metros de profundidad en la localidad de Totalán (Málaga), siguen sin desmayo. Pese al tiempo transcurrido, los servicios de rescate se afanan por segundo día consecutivo para excavar de forma rápida y segura una vía alternativa que llegue hasta el menor, aunque el paradero exacto en el orificio, de estar allí, aún es un misterio. Una cámara que ha sido bajada hasta casi 80 metros en el hoyo ha localizado la bolsa de chucherías que llevaba el niño, cuando corría a apenas dos o tres metros de sus padres, y un tapón de arena que impide profundizar más.

Los especialistas están extrayendo esa tierra por succión, mientras van poniendo en práctica de forma paralela las tres vías posibles para intentar llegar al niño y sacarlo sano y salvo.

Los padres, que hace apenas dos años perdieron a otro hijo pequeño por un infarto súbito, siguen sobre el terreno las tareas de rescate. Pero de Julen, de momento ni rastro.

Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *