Siria: Año Nuevo, nuevas alianzas. Por Simón de Monfort

Termina el 2018 pero no termina la guerra contra el terrorismo en Siria e Iraq.

Todavia hay potencias que siguen alimentando el fuego en la región, ya demasiado arrasada. Pero es que la ambición no tiene límites.

Era dificil explicar las razones del apoyo americano a las YPG en Siria. Una alianza de conveniencia entre partes confrontadas en lo ideológico y en las metas prácticas. EEUU con la obsesión de acabar con el gobierno de Al Asad, aún a precio de fomentar al ISIS o Al Qaeda, y poder, de esta forma, eliminar a un gobernante rebelde con las directrices del Nuevo Orden Mundial (N.O.M.) y poner su zarpa en los recursos energéticos de la zona. Con la «espantá» yanki las cosas parecen aclararse, las YPG aceptaron la ayuda para acabar con los terroristas, pero no han aceptado concesiones impuestas. No han encontrado los americanos otro Barzani en la zona que venda a su pueblo, con dorados sueños independentistas, a cambio del expolio del oro negro, o sangre de Satanás.

El califa Erdogán ante la crisis económica que sufre Turquia, requiere del petróleo barato que pretende apropiarse, tras haber fallado todos los grupos terroristas que ha enviado para hacer el trabajo sucio. Ahora más decidido que nunca a la huída hacia delante que supone la pretendida invasion de Rojava.

Rusia descolocada había tratado de ganarse los favores turcos, cuando parecia estar el divorcio turco-americano pendiente de un hilo. Está por ver si ante el avance turco, retirará sus tropas como en Afrin, o respaldara a su apadrinado Al Asad. Al menos tratando de preservar el espacio aéreo sirio de incursiones ilegales.

Israel bombardeando las tropas sirias dando cobertura aérea al ISIS. También violando el derecho internacional impunente como tiene acostumbrado. Y fomentando el conflicto suni-chii en beneficio propio.

Los iranies que apoyan a Al Asad en el punto de mira americano. Se busca una confrontacion contra los ayatolas para satisfacer las demandas israelíes. Irán se ha asentado como potencia en la zona e Israel se ve amenazada por ello. Las milicias chiíes auspiciadas por Irán son un objetivo a batir por el eje sionista, y el interés en ello supera la ambición de los petrodólares en juego.

Como ven un rompecabezas de intereses enfrentados donde las alianzas varían dependiendo el momento. Eso si olvidando el sufrimiento del pueblo, saltándose el derecho internacional, y haciendo valer el poder de las armas sobre el de la razón, el derecho o la justicia.

Un panorama desolador y que apunta a un gran conflicto en la zona. Las partes pretenden una guerra en suelo ajeno. Los turcos enfrentar la milicia kurda en Siria antes de tener que hacerlo en suelo turco. Los israelitas usando a los yanquis para atacar Irán sin verse inmiscuida directamente, lo que supondría una lluvia de misiles catastrófica en su territorio. Rusia tratando de mantener su hegemonía en Siria sin molestar demasiado al califa Erdogan. Iraq con un ejército proamericano y un parlamento de mayoría chii. Al Asad resistiendo como un jabato la embestida terrorista y la ofensiva mundialista, desgastado su ejército, que no su liderazgo, por una guerra interminable…

Acaba pues el año casi peor que como comenzó. Y con muy malas espectativas para el año que entra.

Lamentablemente en breve se desatará la tormenta otomana. Ya quisiera equivocarme, pero el sufrimiento del pueblo sirio, iraqui y kurdo no solo no ha terminado, se espera tiempos muy difíciles.

Un puñado de voluntarios extranjeros, entre ellos varios españoles, seguiremos al pié del cañón. Enfrentando a los terroristas lleven la bandera que lleven, o sean lo grandes que quieran. Apostando por el pueblo kurdo, único que ha proporcionado una alternativa de convivencia en la zona, el confederalismo democrático. Junto a asirios, armenios, alauitas, yazidies, árabes…musulmanes, cristianos, ateos… todos haciendo frente al fanatismo radical islámico y al neocolonialismo occidental, de la mano del más despiadado interés capitalista nunca visto.

Año nuevo, nuevas metas, nuevas ilusiones y nuevos combates. Para los que hemos elegido la vía del guerrero y buscamos causas nobles que defender, no cabe duda será un gran año.

Feliz y combativo 2019
«No queremos paz sin justicia.
Antes la verdad que la paz. «

Simón de Monfort

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *