Los manteros senegaleses revientan el comercio valenciano

Cinco mil negocios de Valencia sufrieron ya en 2016 de la mano del alcalde de Podemos Joan Ribó, la mayor subida del recibo del IBI de su historia, incrementos de casi un 40 por cien. En calles céntricas de la ciudad como Convento Santa Clara y Ribera y en la plaza de la Reina el pago oscila entre los 1.142 euros y los 1.497 euros, mientras, en Don Juan de Austria el recibo puede alcanzar los 2.499 euros.

Esos comercios y otros, pagadores escrupulosos de sus impuestos pese a que estos sean verdaderos expolios, han vuelto a clamar contra la competencia ilegal, agresiva y “coactiva” de los manteros africanos. Para el presidente de la Asociación de Comerciantes del centro histórico y de Cecoval, Rafael Torres. “La pasividad de la administración ante los manteros es absoluta. La policía local tiene las manos atadas”, ha llegado a afirmar el portavoz de los comerciantes. Mientras tanto, Valencia incuba, gracias a la integración “multicultural”, futuros y previsibles incidentes sociales.

J.M. Pérez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *