Carmena ha caído

Pero no como Ceaucescu ni por el balcón del consistorio madrileño. La vetusta alcaldesa comunista sufrió un traspiés doméstico, debiendo recibir asistencia sanitaria en el hospital de La Princesa, y salió del trance con un mero vendaje.

No es la primera vez que Carmena besa la lona. Según ella misma, hace tres meses se enredó con unos cables de su ordenador y dio con sus huesos en el suelo.

El deterioro físico y mental de la anciana es ya una obviedad. Pese a ello, los radicales de izquierdas apuestan nuevamente para que Carmena sea su cabeza de lista en las municipales.

Francisco Alonso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *