Derribos Sánchez

Las cargas explosivas fueron colocadas, en los pilares de la ya maltrecha unidad de España, por José Luis Rodriguez Zapatero. Eran los tiempos del «Estatut» y del tripartito con Esquerra y los comunistas. Ahora, Pedro Sánchez va a proceder a la voladura descontrolada de lo poco que queda de la cohesión nacional.

Porque una cosa es que el PSOE quiera suicidarse políticamente. Primero, perdieron el caladero del voto obrero en Cataluña. Luego, el de Vascongadas. Y ahora le ha tocado el turno a Andalucía. En el marco de la crisis terminal de la socialdemocracia, lo de los socialistas es una carrera a ninguna parte.

Pero otra cosa muy distinta es que esta chusma arrastre, en su irremisible debacle, a la misma existencia de la nación. Porque si Sánchez agota la legislatura, el país amenaza con saltar por los aires.

Francisco Alonso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *