La Policía belga reprime duramente las protestas contra el pacto migratorio

La violencia policial desatada, ayer en Bruselas, se cobró más de cien detenidos y decenas de heridos. Convocados por diversos partidos políticos y asociaciones flamencas, los ciudadanos expresaban su rechazo al pacto migratorio de la ONU y la adhesión al mismo de Bélgica.

Las cerca de 10.000 personas, que reclamaban el fin de la inmigración masiva, fueron dispersadas, con extrema dureza, por las fuerzas de seguridad del régimen. Los momentos de mayor tensión se vivieron cuando los manifestantes llegaron a la sede de la Comisión de la UE, organización favorable a la sustitución de los europeos autóctonos por inmigrantes.

Francisco Alonso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *