Pedro Sánchez se suma al pacto migratorio de la ONU en Marrakech

El presidente Pedro Sánchez viaja hoy lunes a Marrakech para ratificar el Pacto Mundial sobre Migración, una declaración de principios inédita que suscribirán la mayoría de los miembros de Naciones Unidas, que atenta frontalmente contra la Identidad de los pueblos tanto de los de salida de emigrantes como de los pueblos donde llegan los inmigrantes.

Sánchez aprovechará su segunda visita a Marruecos en menos de un mes para presentar una serie de medidas en materia migratoria. El Gobierno considera que España es “uno de los países mejor preparados para afrontar” este fenómeno.

El Pacto Mundial para una Migración Segura, Regular y Ordenada comenzó a gestarse en 2016 tras la declaración de los 193 miembros de la ONU en la que asumían que ninguno es capaz de abordar el fenómeno migratorio en solitario. La adhesión de España al pacto ha pasado completamente desapercibida en el debate político español, pero ha causado broncas discusiones políticas en otros países.

De espaldas a todos los españoles, Pedro Sánchez, firmará hoy en Marrakech el pacto mundial para la inmigración, lo que supone de facto la renuncia a la soberanía nacional, la vuelta de tuerca definitiva de la sustitución poblacional y el suicidio de las naciones firmantes.

Dicho pacto tiene el objetivo de traer a Europa entre 200 y 300 millones de inmigrantes o lo que es lo mismo, el cambio radical de las sociedades europeas como hasta ahora conocemos.

Entre los puntos más importantes recoge:

– Institucionalizar la inmigración de forma permanente como un derecho fundamental del ciudadano y derecho de gentes con carácter “ius cogens”, es decir como un derecho imperativo que no admite ni la exclusión ni la alteración de su contenido.

– Se cambiarán los términos inmigrante legal e ilegal por los de regular e irregular.

– En la práctica ya no habrá diferencia entre inmigrante económico y refugiado y no se podrá expulsar a los inmigrantes ilegales a sus países de origen.

– El inmigrante tendrá el derecho a elegir el lugar de destino y de residencia que mejor le convenga.

– La nación receptora de inmigrantes estará obligada a cubrir todos los gastos que se deriven de la nueva situación del inmigrante.

– Los medios de comunicación y las instituciones estarán obligados a adoctrinar sobre las bondades que la inmigración supone, Cualquier crítica sobre este pacto o sobre las políticas migratorias será perseguida y sancionada.

– Se optimizará la movilidad laboral de la “migración regular” facilitando la equiparación de las titulaciones para adecuarlas al mercado laboral de los paises receptores.

– Se facilitará completamente la integración a los inmigrantes recepcionados.

– Se otorgará la nacionalidad a todos los hijos de los inmigrantes nacidos en los paises receptores. Esto en la práctica supondrá el suicidio demográfico y étnico de los europeos.

Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *