Macron redobla la represión contra los chalecos amarillos

La Policía gala se mostró ayer inmisericorde contra las protestas que, en el país vecino, se suceden contra las políticas neoliberales y antisociales del presidente de la República, Emmanuel Macron. La manifestación de ayer en París llegó a congregar, según el ministerio del Interior, a 135.000 personas.

Sin embargo, el actual inquilino del Eliseo, y antiguo empleado de la banca judía Rothschild, pretende poner punto y final a las marchas contestatarias con mano de hierro. En este sentido, cerca de 1.400 manifestantes fueron detenidos y 400 resultaron heridos como consecuencia de la brutalidad empleada por los agentes antidisturbios.

Francisco Alonso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *